asesinado en Sudáfrica el lider Eugene Terreblanche !

by

Esta noticia hay que darla con signo de admiración.. porque es un asesinato político y racial. Recuerda al asesinato de Lincoln Rockwell, en USA, hacia 1967.  Así informan algunos medios… de los pocos que lo hacen, y parece que justifican el crimen,  pues se trata de la muerte de un defensor de la gente de  raza blanca, hoy marginada y perseguida en Sudafrica:

Muere asesinado en Sudáfrica el líder de extrema derecha Eugene Terreblanche

  • Un hombre y un menor que trabajaban para él han sido detenidos
  • TerreBlanche fundó el AWB, un grupo político de ideas racistas y extremas.

RTVE.es/AGENCIAS – JOHANNESBURGO 03.04.2010// <![CDATA[// El el líder sudafricano de extrema derecha, Eugene Terreblanche , de 69 años y fundador del Moviemiento de Resistencia Africano (Afrikaner Weerstandsbeweging, AWB),  ha sido asesinado a machetazos en su finca de Villanna situada a las afueras de la localidad de Ventersdorp, en el norte de Sudáfrica, según ha informado la capitán Adéle Myburgh de la Policía de la Provincia Noroeste.

Su cuerpo ha sido encontrado alrededor de las 18:00 horas de este sábado y al parecer estaba durmiendo en el momento del ataque.

Según las primeras investigaciones, fue atacado por un hombre y un menor que trabajaban para él tras mantener una discusión por unos salarios impagado, según ha informado Myburgh.

El cadáver de Terre’Blanche ha sido hallado en la cama con heridas en la cara y la cabeza. Sobre él había un machete y junto a la cama había un bastón”, ha explicado en declaraciones a la agencia de noticias Sapa.

Dos sospechosos detenidos

“Un hombre de 21 años y un niño de 15 han sido detenidos y se han presentado cargos por su asesinato. Ambos han dicho a la Policía que la discusión surgió a raíz de su negativa a pagar los trabajos que habían realizado en la finca”, ha agregado.

Terre’Blanche se encontraba solo con los dos trabajadores en el momento del incidente, ha apuntado Myburgh.

Terre’Blanche fundó en 1973 el AWB, un grupo político y paramilitar sudafricano de ideas racistas y extremas que pretende restaurar una república independiente en Sudáfrica. Llegó a contar con una milicia paramilitar asociada durante la época del Apartheid. Su objetivo último era la secesión de los boers, colonos de origen holandés asentados en el sur de África.

Nota de JRANIA: Informan sobre este tema el blog de Fernandez Krohn y Tribuna de Europa. Reproducimos ambos

textos:

Asesinato -racista- de un lider blanco “afrikaner” (la voz de la sangre que despierta nuestra memoria)

A la hora de ponerme a escribir esta entrada por cuenta del asesinato –de indiscutibles móviles racistas- del líder blanco « afrikaner » Eugene Terreblanche me habrá sido preciso, lo confieso, el sacudirme de encima primero una (pequeña) dosis de inhibiciones, de complejos y de prejuicios.

Terreblanche pasa a la historia –de momento- de espantajo publico numero uno de la historia reciente de África del Sur y también de su actualidad mas candente. Mayormente por sus posiciones y actitudes mantenidas de antiguo en favor de la supremacía blanca en Sudafrica lo que habrá acabado pagando con la vida, asesinado por dos jóvenes braceros de raza negra que se encontraban trabajando en su propiedad y que la acabaron emprendiendo con él a golpes y machetazos.

El termino “afrikaner” entre españoles se vio siempre asociado al de « boers » –pronunciado “uu” en neerlandés/flamenco, « buurs »- y a las guerras que protagonizaron contra el imperialismo británico y que acabarían perdiendo por mas que -como ocurriría también con los vencidos de la guerra civil española y también con lo ocurrido en Bélgica en la posguerra- acabaran ganando la paz en la posguerra (tras el 45) …hasta el desmantelamiento del apartheid y la llegada al poder de Nelson Mandela.

A mi el apartheid digamos que a pesar de no haber puesto los pies nunca en África del Sur es una problemática que me pillaría siempre de bastante cerca, por avatares de mi existencia que me llevaron a residir sucesivamente en dos países ligados por lazos estrechos a África del Sur y me refiero a Portugal –durante mi encarcelamiento allí- y a Bélgica, por sus lazos históricos y de la mas diversa indole con África del Sur y en particular con su componente flamenca de (lengua neerlandesa)

Mi estancia en la cárcel portuguesa coincidió con un recrudecimiento hasta el paroxismo de tensión en la actualidad sudafricana de entonces que llenaba en gran parte a diario el noticiario de los medios en lengua portuguesa ; y luego en Bélgica, a pesar que el desmantelamiento del apartheid y la subida al poder de Nelson Mandela correrían simultáneos con mis primeros años de estancia aquí, no deje de acabar concienciándome hasta hoy de la realidad de aquel país en un plano histórico y cultural y literario sobre todo.

La emigración holandesa en África del Sur en sus inicios correría pareja con la expansión colonial marítima del imperio holandés que junto con el imperio británico acabarían arrebatando la hegemonía marítima de españoles y de portugueses y eso es algo que los españoles no tenemos por qué olvidar, desde luego ; pero que no nos excusa no obstante el plantearnos un sinfín de interrogantes en relación con un movimiento migratorio (holandés) que como ocurrió con la colonización española de América respondería a una serie de causas y motivaciones complejas e irreductibles desde luego a un exclusivamente de orden económico o lucrativo y en el caso de los españoles a una sed de oro tampoco que se vera cristalizada en el mito del Dorado tal y como no dejaría de propagarlo la leyenda negra anti-española, en vigor aun hoy incluso entre muchos hispanistas (extranjeros)

De la historia afrikaner a parte de las guerras de los boers destaca lo que en su historia y literatura se da en llamar « la gran marcha » (« groot trek » en neerlandés) que llevaría a los antepasados de los boers hasta las tierras del Transvaal cuna de la nación afrikaner, y que intentarían mas tarde –sin éxito hasta hoy- el convertir en nación independiente. En el marco de una tensión histórica interminable contra los pueblos de raza negra que les rodeaban y también con la minoría (blanca) de lengua inglesa.

« Sarie Marais belle amie d’autre fois » era el estribillo de una vieja canción “scout” que me aprendí no sé bien por qué residiendo en Argentina aunque hoy piense que los lazos de argentinos y sudafricanos sea tan solo por una razón de vecindad austral (a pesar de la distancia geográfica) no fuera ajeno a ello por completo.

Lo que despertaba en mi –tampoco se a ciencia cierta el por qué- unos reflejos nostálgicos –del « viejo Transvaal »- en lo mas hondo, como si algo en común nos uniese los españoles a aquellos europeos expatriados y perdidos –y siempre en peligro de extinción hoy como ayer- en la otra punta del continente africano, y a pesar de su ascendencia holandesa.

Después, en Portugal y en Bélgica sobre todo tuve que luchar sin pausa ni descanso ya digo contra una culpabilización colectiva que te penetraba como por perfusión, « nollens vollens » a través de los medios, que habían convertido el apartheid –con el Muro aun bien enhiesto (…)- en la gran lacra del mundo que vivíamos y por supuesto en el pecado original del pueblo afrikaner, por ende desahuciado y condenado a verse desparecer diluído en la cultura de los pueblos africanos circundantes. Un poco como le sucedería a la minoría blanca –de ascendencia inglesa- del actual Zimbabwe (la antigua Rodesia)

Y la noticia del asesinato del fundador del movimiento de resistencia afrikaner (AWB – Afrikaner Weerstand Beweging) se me ocurre de pronto que venga a romper esa imagen de desahucio histórico que todos arrastrábamos mas o menos inconscientemente eenrelacion con Sudafrica y su minoría “afrikaner”

Como si una voz misteriosa de la sangre –de un pueblo amenazado de extinción pero siempre vivo- nos estuviese sugiriendo si nos será llegado el momento de ponerse a obrar por una reconciliación histórica entre españoles y holandeses –y entre los descendientes de ellos como de e nosotros- lo que pasa de punto de partida inevitable por un reconocimiento mutuo del problema en sus prístinos orígenes.

Y me estoy refiriendo al choque de dos memorias antagonistas en la conciencia occidental remontándose a las guerras de religión y a la eclosión del protestantismo en suelo europeo, tal y como lo dejaria registrado en su último libro el filosofo (protestante) francés Paul Ricoeur del que me habré viendo ocupando a menudo en mis entradas.

Porque me parece de pronto de lo mas lógico que ese despertar de la memoria colectiva no venga a ser más que corolario (feliz) inevitable de una noticia (trágica) que no viene en suma mas que a poner de manifiesto que lo que muchos creamos en vía de extinción sino prácticamente extinto –como la presencia europea en la antigua Rodesia-, no lo sea tal sino que reaparece palpitante de vida a través de la noticia luctuosa.

Sudáfrica, incluso la Sudáfrica de Nelson Mandela –y del desmantelamiento del apartheid- -comparaciones odiosas- no es la actual Zimbabwe de Mugabe, culpable de unas practicas de genocidio durante los largos años de su mandato -plasmadas en un continuo gotear (sangriento) de asesinatos de blancos europeos- ante la indiferencia de la conciencia/occidental y la sordina de la que habrá disfrutado en los medios del mundo entero.

Cifras cantan no obstante. Los blancos anglófonos de la antigua Rodesia (del Sur) eran –en el momento de la independencia- unos doscientos mil para una población de ocho millones de raza negra.

Los afrikaners forman en cambio una población de cuatro millones en África del Sur, confrontados a un mayoría censada oficialmente en unos cuarenta y cinco millones de raza negra, de los cuales un gran porcentaje lo constituyen emigrantes en procedencia de los países circundantes. Y así de entrada no se vea que estén maduros para la extinción como se nos habrá querido dar a entender en las dos ultimas décadas. Ni como parecen anunciarlo lo líderes mas extremistas de la mayoría negra.

Porque la noticia del asesinato de Terreblanche, su interpretación mas verídica, justa y ecuánime es inseparable desde luego del contexto actual y me refiero a la tensión creciente de fondo racista anti-blanca alimentada por los dirigentes de la mayoría negra que habrán sucedido a Nelson Mandela.

Los partidarios de Terreblanche habrán denunciando en particular las frases amenazadoras –de evocación de la lucha contra el apartheid- pronunciadas recientemente en público por el actual presidente sudafricano y también una canción en voga en Sudáfrica en los últimos tiempos que llama a la población de raza negra a « matar al blanco », y si dudas cupieran la reciente visita de un dirigente juvenil del ANC (congreso nacional africano, representante de la mayoría negra) conocido por sus posiciones extremistas vendría a disiparlas todas, poniendo de ejemplo al país vecino en su visita, por su lucha contra la supremacía blanca -de los grandes propietarios rurales de ascendencia europea- en el ámbito de la propiedad agrícola.

Y esta claro que el asesinato de Terreblanche viene a desenterrar el hacha de guerra entre la minoría afrikaner y la mayoría de raza negra, en vísperas del Mundial del fútbol anunciado allí para dentro de dos meses. Y no es de extrañar pues tampoco que una de las primeras reacciones de los partidarios de Terreblanche lo haya sido un llamamiento al boycot del campeonato del mundo por razones evidentes de falta de garantías en materia de seguridad y de integridad física para los que cuentan acudir del mundo entero.

Eugene Terreblanche –al que algunos endosan igualmente ascendencia judía (…)- era descendiente en linea directa de un hugonote francés que emigro a Sudáfrica por razones de religión hacia 1700. y en a simbología y presentación pogramática de sus movimiento se trasluce una clara impronta protestante (e incluso puritana) mero reflejo de la realidad sociológica del pueblo afrikaner.

Hasta el punto que cabe calificar la lucha contra el apartheid de un nuevo capitulo de las guerras de religión protagonizados por dos versiones diferentes de protestantismo, a saber, un calvinismo de sello puritano y conservador de un lado, y del otro una teología negra (black theology) de sello anglosajón indiscutible. Algo en lo que lo católicos no tendríamos ni arte ni parte la verdad sea dicha.

Pero en la medida que los actuales habitantes de raza blanca del Africa del Sur y en particular los pertenecientes a la comunidad afrikaner no dejan de ofrecer lazos históricos de parentesco con los antiguos países bajos de cuando la presencia española, incluso de antes la insurrección protestante me refiero, su suerte no puede dejarnos a los españoles (del todo) indiferentes. Y mucho menos por cierto a los que venimos residiendo aquí en Bélgica.

Y si se tienen en cuenta además los contactos que no habrán cesado a través del tiempo entre afrikaners y flamencos que reverdecerian con las guerras de los boers donde los católicos flamencos se mostraron no poco solidarios con la suerte de sus parientes del otro lado del mar, por los lazos de parentesco me refiero de una misma comunidad lingüística neerlandófona.

Y es detalle mas que anecdótico que uno de las figuras más emblemáticas del nacionalismo flamenco –pro/alemán- durante la segunda guerra mundial, Pater Verschaeve, siempre de sotana rigurosa en público (…), fuera cura católico y además celador de la memoria del general De Wet –como tuve ocasión de leerlo en una de sus semblanzas biográficas- un afrikaner, figura de destaque de la guerra de los boers.

Y que ese entusiasmo afrikaner compartido de eclesiásticos y seglares corriera parejo a un contagio de leyenda negra (antiespañola) que se encargaran de difundir desde los púlpitos los propios curas de aldea en Flandes entre sus (sumisas) ovejas, en una muestra flagrante de revisionismo histórico, es algo más que verosímil.

Pero es también algo perfectamente separable o perdonable –objeto de abstracción mental al menos- en la medida que la lucha de los boers se vería revestida de un tinte predominantemente nacionalista y plasmada en un choque frontal con los intereses y designios expansionistas del imperio británico) y donde el factor religioso (protestante) pasaría fatalmente sin duda a un segundo plano.

La llamada del África del Sur, de su colectivo afrikaner, tuvo también eco entre belgas francófonos, en particular entre los vencidos de la segunda guerra mundial de los que algunos –antiguos rexistas, del movimiento de León Degrelle– encontrarían allí refugio tras el 45.

He estado ojeando comentarios en alguna publicación digital a esta noticia y me habrá llamado al atención sobre todo entre los detractores del líder asesinado una concepción subyacente de claro tinte racista que se podría resumir en la frase “África para los africanos”, de la que por supuesto se ven excluídos tanto los afrikaners como los españoles de África del Norte, como se verían también excluídos los portugueses –presentes de antiguo en aquel continente, desde hacia siglos- por la vía de los hechos consumados hace ya mas de dos décadas.

Tuve un amigo y compañero de infortunio en la cárcel portuguesa –un ingeniero portugués que se encontraba allí por culpa de una venganza personal en la que no se veían ausentes los motivos políticos ni tampoco por cierto la situación de indefensión en la que se verían inmersos tantas gentes de bien en el país hermano de resultas de la revolución marxista de los claveles y de la situación posrevolucionaria que arrastraba aun cuando yo allí estuve.

Era « retornado » de las antiguas colonias portuguesas, en concreto del Mozambique, y recuerdo la admiración con la que siempre le oír hablar de África del Sur que bien conocía. « Lo que construimos los portugueses en África no es comparable con lo que tienen logrado en Africa del Sur » me decía menudo en tono de gran admiración, con el énfasis proverbial de en sus compatriotas.

Los portugueses fracasaron en África y su fracaso (histórico) no dejo de dolernos –hasta hoy- a algunos españoles. Y por esos la pregunta me viene a menudo si el futuro nos nos vera asociados de nuevo –como se vieron españoles y franceses en el desembarco de Alhucemas- en un retorno a aquel continente por las vías de una incorporación (progresiva) de todo el Norte de África a una misma unidad de destino que acabase conjurando la amenaza del integrismo islámico y del choque de culturas.

Cual sea el papel que corresponda a la comunidad afrikaner del África del Sur en la que quedaron muchos portugueses tras la independencia de sus antiguas colonias es el gran interrogante que deja esta entrada dedicada una de las figuras de mayor destaque de la resistencia afrikaner del que la muerte trágica se diría que haya hecho estallar en pedazo la caricatura que lo deformaba y mantenía oculto al grueso de la opinión publica.

El “apartheid” fue una tentativa de solución –en mayor o menor medida lograda- al problema de la coexistencia forzosa entre culturas, como la inquisición « mutatis mutandis » fue la respuesta de una civilización amenazada por la acometida islámica.

Y por paradójico que pueda parecer una misma suerte de verse obligados a colgar con el sambenito de una leyenda negra nos habrá sido adjudicada a los que se verían hasta hoy víctimas de la inquisición –en los países bajos-, los afrikaners (de ascendencia holandesa) y a los que ellos mismos siguen considerando sus satélites en los países bajos de entonces, los españoles.

Y el futuro nos tenga tal vez preparado un reencuentro o acercamiento entre unos y otros que pasaría –como ya lo expliqué mas arriba- por una purificación recíproca de la memoria colectiva, de su memoria histórica como de la nuestra- a través de una revisión histórica inevitable, del apartheid, y también de la historia europea en los capítulos que mas nos conciernen (recíprocamente hablando) y me refiero a la historia de la guerra de Flandes y de la guerra de los Treinta Año.

Moraleja (sin moralina) de la historia lo es que españoles y afrikaners por ironía del destino acabaríamos viéndonos hermanados gracias a una leyenda negra que hacia respectivamente, de ellos los exponentes mas recientes de racismo y de nosotros los primeros, de la historia contemporánea (…)

=====

Máximo representante del movimiento “Afrikaner” asesinado

4 Abril, 2010

Por javier

TdE/Internacional, África-Asesinado a golpes Eugene Terreblanche, líder del movimiento “Afrikaner” en Sudáfrica  este domingo en su casa. Terreblanche fue golpeado y acuchillado hasta la muerte, según las primeras informaciones de la prensa local. Algunas fuentes indican que los agresores habrían utilizado unas cañerías para acabar con la vida de Terreblanche.

Adele Myburgh, un hombre de 21 años y un menor de 15 han sido detenidos como supuestos autores del asesinato, y el crimen podría haberse debido por el impago de un trabajo según declaran los detenidos, aunque no se descarta que haya habido motivos políticos.

El principal partido de la oposición, la liberal Alianza Democrática (DA), señala que “esto sucede en una provincia donde las tensiones raciales en la comunidad agrícola rural van en aumento”.

La responsable declara que estas tensiones están “alimentadas por expresiones racistas irresponsables del líder de la liga juvenil del (gobernante) Congreso Nacional Africano, Julios Malema, y el secretario de la Confederación Sindical (COSAT) del Noroeste”, Solly Pheto”.

La responsable de la DA Juanita Terblanche afirma que esta acción supone “un ataque a los distintos componentes de la democracia sudafricana”.

El AWB, fue fundado en 1973 por Terreblanche y otros seis afrikáner. Terreblanche era defensor del apartheid, pero en los últimos 15 años permanecía relativamente apartado de la política activa.

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “asesinado en Sudáfrica el lider Eugene Terreblanche !”

  1. daorino Says:

    Lamentable pérdida. ¡¡Arriba los afrikaner!!

  2. León Riente Says:

    En efecto, el 16% de la población afrikáner ha tenido que exiliarse ya por causa del racismo anti-blanco de los negros del Congreso Nacional Africano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: