la ignorancia y la mala fe van unidas

by

 

Hoy, en el diario de Madrid “El Pais” (pág. 4), el exministro del Gobierno de Felipe Gonzalez, , exmilitante del PCE y eterno exprisionero de Buchenwald , Jorge Semprun, insiste, como tantos “intelectuales” y periodistas que van de listillos, en afirmar que las frases que adornaban la entrada de los campos de concentración de Auschwitz y de Buchenwald, “Arbeit macht frei” y “Jedem das seine”,  denotan  el “cinismo” que caracterizaba a la filosofia nazi.

En cambio  leemos en el blog   thehouseofblogs.com  que, como es más razonable imaginar, esas frases no eran otra cosa que máximas morales. Pensar que los “nazis” eran tan “malvados” como para escribir esas frases con intención chistosa y provocativa es suponer que eran estúpidos. La estupidez y la ignorancia está en quienes  creyéndose todas las majaderías y burdas mentiras acumuladas por la propaganda y el resentimiento consideran coherente y lógico escribir frasecitas con carga irónica o sarcástica.

En un artículo titulado “El archipiélago del infierno nazi”, en “El País” (Madrid, 12 abril 2010, pág 4) escribe Jorge Semprun:

“(…)  Tampoco sabemos lo que pensaron los dos americanos al bajarse del jeep y contemplar la inscripción en letras de hierro forjado que se encuentra en la verja del portal de Buchenwald: Jeden das Seine.

No sabemos si tuvieron tiempo de tomar nota mentalmente de tamaño cinismo, criminal y arrogante. ¡Una sentencia que alude a la igualdad entre seres humanos, a la entrada de un campo de concentración, lugar mortífero, lugar consagrado a la injusticia más arbitraria y brutal, donde sólo existía para los deportados la igualdad ante la muerte!

El mismo cinismo se expresaba en la sentencia inscrita en el portal de Auschwitz: Arbeit macht frei. Un cinismo característico de la mentalidad nazi. (…).”

[Nota de jrania: En este texto, copiado literalmente de “elpais.com”, se observa que Jorge Semprun comete un error ortográfico. Escribe “Jeden” en vez de “Jedem”, que es lo correcto, tal como vemos en las fotografias. Cabe la posibilidad de que sea una errata del propio periódico y no de Jorge Semprun, pero es que ocurre con mucha frecuencia que quienes escriben palabras en lengua alemana, sin conocer la lengua, cometan este tipo de errores.]

// //  

Lemas de la entrada a los Campos: Arbeit Macht Frei y Jedem das Seine.

Fuente: Holocausto en Español.
11 del 12 de 2009

Cuando los prisioneros eran deportados a los campos de concentración, eran recibidos al llegar a ellos por un lema inscrito en la puerta.
En la gran mayoría de los campos, figuraba como lema la conocida frase: Arbeit macht Frei.
Esta expresión, cuya traducción es: El trabajo hace libre, tenía una carga emocional previa al nazismo. Arbeit Macht Frei era el título de una novela del autor nacionalista alemán Lorenz Diefenbach (1.806 – 1.883), publicada en Viena en 1.873, lo que provocó que esta expresión fuera muy famosa entre los círculos alemanes nacionalistas.
En 1.928, fue adoptada como eslogan por el gobierno de Weimar, ensalzando los efectos de su programa de obras públicas para combatir el desempleo.
Cuando el partido Nacionalsocialista (NSDAP) alemán llegó al poder en 1.933, mantuvo el eslogan.
Cuando los Campos de concentración se dedicaban principalmente a la reeducación de comunistas (a quienes los nazis calificaban de vagos), se proclamaba que rehabituar a los internos al trabajo era una labor de reinserción social y de ahí la inscripción.
Aunque era una práctica común en Alemania poner inscripciones de este tipo en las entradas a propiedades institucionales y grandes propiedades, el historiador Harold Marcuse atribuye la utilización como eslogan de los campos de concentración a Theodor Eicke, primer comandante de las SS en el campo de Dachau.
El primer campo de Concentración que se abrió fue el de Dachau, en el que, además de tener en la puerta la inscripción Arbeit macht frei, había unas enormes letras en el tejado del edificio principal que decían: Hay un camino hacia la libertad. Sus hitos son la obediencia, la honestidad, la limpieza, la sobriedad, el trabajo duro, la disciplina, la sinceridad y el amor a la Patria.
Esta frase, no parece tener intención de ironía o de promesa falsa de que los que trabajasen hasta el agotamiento serían liberados, sino más bien es una especie de declaración mística de que el sacrificio en forma de trabajo sin fin, en sí mismo lleva a una especie de libertad espiritual.
En la puerta del campo de exterminio de Auschwitz podemos ver invertida la letra B de la palabra “Arbeit” (trabajo). Antiguos presos en dicho campo aseguran que fue un símbolo de protesta del preso Jan Liwacz, que como cerrajero artístico tuvo que llevar a cabo varios trabajos para la SS.
En el campo de concentración de Buchenwald, el lema que se puede ver en la puerta es: Jedem das Seine, la traducción alemana de la frase en latín suum cuique, cuya traducción es “A cada uno lo suyo”.
La frase latina (uni cuique suum tríbuere) se remonta a un antiguo principio griego de la justicia que se traduce como “a cada uno lo suyo“, pero con el sentido idiomático de “a cada uno lo que se merece” o “a cada uno según sus méritos”. Platón llegó a la conclusión de que “justicia es cuando cada uno piensa en sus asuntos, y se abstiene de inmiscuirse en los asuntos de los demás”.
Todo el mundo debía hacer, de acuerdo a sus habilidades y capacidades lo posible para servir al país y la sociedad en su conjunto, y todos debían recibir “lo suyo” (por ejemplo, los derechos) y no podían ser privados de “lo suyo” (por ejemplo, la propiedad).
La frase la hizo famosa Cicerón: “Justitia suum cuique distribuit.” (La justicia da a cada uno lo que se merece).
En 1.701 cuando se crea la Orden del Águila Negra en Prusia, estos adoptan como lema: suum cuique, recuperando como divisa la de los orígenes y principios clásicos de justicia. Era un símbolo del liberalismo y la tolerancia religiosa del Reino de Prusia, que significaba que “cada uno podía hacer lo que quisiera”, pero todos los ciudadanos debían unirse en su apoyo a Prusia.
En 1.937, los nazis construyen el campo de concentración de Buchenwald, en cuya puerta aun podemos ver la inscripción: “Jedem das Seine” como una especie de apelación a un determinado tipo de visión de justicia.
Faltan datos ciertos idóneos para explicar la elección de este lema para éste (y sólo éste) campo, en aquel momento.
Fuentes: Wikipedia, Revista Hispania Nova.
Nota de jrania: Como dato probatorio de que el autor de este post no trata de justificar ni defender a los “nazis” hay que observar que, quizás llevado por la inercia o influencia de la propaganda aliada, llama al campo de Auschwitz “campo de exterminio”. Hay que anotar que este blog (thehouseofblogs) tiene anuncios de contenido homosexual y noticias de actualidad totalmente “izquierdistas” de extrtemada tendenciosidad. Asimismo hay que decir que el blog del que procede la información sobre el significado de los lemas de los campos de concentración es acerrimamente de ideologia “antinazi”.(“El Holocausto en Español”, cuyo autor firma como Nikkita ) Como sabemos ningún campo de concentración adoptó ese nombre, el cual es creación propagandística y sólo aplicado a algunos campos (Konzentration Lager) del Este de Europa.
La fotografia de la insignia corresponde a la Estrella “Jedem das seine”. Y la fotografía de las banderas corresponde al acto conmemorativo de la entrada de los soldasdos USA (algunos de ellos, judíos, como se complace en recordar el exprisionero Semprun) en Buchenwald el dia 11 de abril de 1945
Anuncios

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: