ESPAÑA 1212: …Del Islam a la Cristiandad

by

Hoy, lunes, 23 de abril de 2012, en el Centro Cultural del Círculo de Lectores, calle O´Donell, 10, Madrid, a las 20 h, el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Cantabria, don José Angel García de Cortázar, impartirá una conferencia, con motivo del 800 aniversario de la Batalla de las Navas de Tolosa, titulada “España 1212: del Islam a la Cristiandad. De una civilización global a otra”.

Nota de JRANIA:

Este anuncio se publicó ayer en ABC, diario de Madrid, en su pág. 36.

Por otra parte, en la misma página, “ABC” informaba que el historiador Serafin Fanjul ingresó en la Real Academia de la Historia.  En una entrevista, el profesor Fanjul explica por qué hoy algunos ideólogos muy influyentes en el gobierno de Andalucía, empeñados como están en encontrar “hechos diferenciales” (con el resto de España), se olvidan de la Bética romana ó visigótica y de la Andalucia posterior a la Reconquista.

Con este doble acontecer, protagonizado por García de Cortázar y Serafín Fanjul, es interresante leer lo que el blog Barataria Tradicionalista  publica sobre Vandalia ó Vandalucía, que es el nombre que dieron los bárbaros vándalos a la Bética romana y que los musulmanes tradujeron por “Al-Andalus”, aunque ellos referían dicho nombre a toda la península llamada entonces Hispania.

“DE QUIMERAS Y TRAICIONES”

A lo largo de la historia, la traición siempre se ha considerado una de las faltas más deleznables que puede cometer un ser humano. Si hay algo que todos los colectivos, independientemente de sus tendencias o principios, condenan con la mayor energía es la deslealtad al fin común. Si Judas Iscariote es el paradigma del traidor, Dante Alighieri también incluyó en su Divina Comedia a Bruto y a Casio como triunviros de la infamia. Es de destacar que, para el florentino, la traición era el máximo pecado que podía cometerse e implicaba la peor de las condenas: ser devorado por Satanás.

Un tipo de traición, típicamente hispánica, es la del que reniega de su compromiso de lealtad hacia su pueblo por un enfermizo sentido de la moral, creyendo que sus acciones van a dar como resultado un bien para ese pueblo al que defraudan y desprecian. A estos personajes siempre se les ha tachado de felones, renegados, canallas o malhechores, porque sus acciones pusieron a sus paisanos a los pies de sus enemigos. Gentes movidas por el rencor personal y las ansias de venganza que pretendieron cubrir sus insidiosos actos con el velo de la legitimidad y del honor. Individuos cegados de ambición, que querían el poder a toda costa. Como los hijos de Witiza, aliados con los musulmanes en contra de Don Rodrigo, al que abandonaron en el momento más duro de la Batalla de Guadalete, huyendo del campo de batalla sin oponer resistencia a los musulmanes y dejando a Don Rodrigo en inferioridad numérica.

Y como un parásito prendido a conciencia en nuestra vieja piel de toro, el Islam siempre se ha nutrido de figuras partidistas y sectarias para sus fines expansionistas. En el siglo XX el caso más prototípico sería el de Blas Infante. El mal llamado “Padre de la Patria andaluza” fue un auténtico enamorado de la cultura musulmana y se dice que llegó a convertirse al Islam en 1924, tomando el nombre de Ahmad. Nada que objetar hasta este punto, ya que era muy libre de opinar como quisiese y de sentir las devociones que le atrayesen.

Su gran problema fue divulgar una mentira histórica como base para crear una doctrina política que se centraba en considerar que los andaluces procedían de África y que tenían una personalidad única que debía ser reconocida en un estado federal. Por otra parte, en 1918, durante el transcurso de una Asamblea celebrada en Ronda, diseñó –siguiendo los pasos de Sabino Arana- una bandera para su “patria andaluza” de color verde y blanco. Para justificar la elección de los dos colores relató con admiración no ocultada que en 1195, tras la victoria almohade en la Batalla de Alarcos, sobre el alminar de la mezquita mayor de Sevilla –posteriormente denominada Giralda de la Catedral- ondearon la bandera verde del Islam junto con una bandera blanca símbolo de la victoria. Por si no era poco, y como argumento quimérico, se hizo eco de una leyenda por la que un santón que predicaba en el Atlas tuvo la visión de un ángel revelándole un imperio unido a las dos orillas del Estrecho de Gibraltar, “con el verde paraíso de Al-Ándalus y el blanco Magreb de los almohades”. Y debemos tener muy presente que los almohades propugnaban el fundamentalismo religioso más radical y la yihad contra los cristianos. ¿Cómo podemos denominar la actitud de alguien que, a principios del siglo XX, en plena guerra contra las cabilas del Rif, propugna una ideología así?

(…)

Ricardo Botín – A.C.T. Fernando III el Santo

Nota de JRANIA: Esta foto del candidato del Partido Popular en las últimas elecciones parlamentarias explica muy bien que hay poca  diferencia entre las posturas del PP y del PSOE en cuanto a pleitesía al símbolo de la pleitesía y sometimiento al islamismo representado por Ahmad /Blas Infante, en cuyo monumento  Arenas deposita unas flores.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: