Archive for the ‘FILOSOFIA POLÍTICA’ Category

La religión germánica y el ocaso de los dioses

22 de junio de 2012

Los crímenes contra la humanidad los cometieron los alemanes. Los crímenes por la humanidad los cometieron contra los alemanes. Esa es toda la diferencia (Carl Schmitt, Glossarium).

¿Es el tema heideggeriano de la muerte una mera construcción filosófica? Vamos a abordar la cuestión por un lado quizá inesperado, de manera que la problemática resulte accesible a quienes niegan toda autoridad a la filosofía o, lo que es lo mismo, son unos “negados” para ella.
En la obra Historia de las ideologías. De los faraones a Mao, de François Châtelet y Gérard Mairet (coord.) se intenta explicar las características específicas de la filosofía alemana a partir de los signos inconfundibles anticipados por la religión germánica, que los autores califican de “pesimista”: “Después, más allá de la Edad Media clásica, más romano o galo-romano que germano, por su motor francés que iguala, cierto es, el decisivo impacto vikingo, debía llegar la hora de las grandes huellas ideológicas germánicas sobre Europa: protestantismo, filosofía de Kant o Nietzsche. ¿Es muy difícil descubrir sus raíces, en lo que acabamos de ver de los conceptos antiguos de esos hombres del Norte?” (p. 118). Veremos que la cosa va mucho más allá del mero pesimismo entendido en un sentido psicológico vulgar.
Es cierto, por otro lado, que en sus formas iniciales ninguna de las religiones originarias baraja la carta de la inmortalidad, sino exclusivamente la del infierno como representación poética del dolor absoluto de perecer. La forma “primitiva” de eternizar la muerte será así afirmar la finitud precisamente como sentido único de lo imperecedero, pero los pueblos primigenios no expresan esta idea de que precisamente “la muerte no muere” o “el pasar mismo no pasa” mediante conceptos filosóficos abstractos, verbi gratia la “nada” como lo opuesto al “ser”, sino que representan pictóricamente la experiencia subjetiva del morir en cuanto tormento. El “infierno” así concebido -ajeno a toda expiación punitiva de una culpa por actos pecaminosos- se detecta, por poner tres ejemplos, en las religiones griega (Hades), judía (Seol) y germánica (Hel).
Por contra, la aparición de la primera noción hedonista de inmortalidad hay que buscarla en Egipto en relación con las preocupaciones personales del faraón y ligada a las necesidades psicológicas de un individuo autoerigido en dios y protoforma despótica del futuro Yahvé del Libro de Josué. Desde África, se extiende así la fe transmundana al Asia Occidental y quizá a la India, adoptando formas diversas (supervivencia, reencarnación, resurrección) que conviene no confundir.
Considero un error garrafal de interpretación propio de escolares identificar la religión originaria de los pueblos indoeuropeos con el vedismo ario de la India. En este sentido, hay que subrayar que la época de expansión de los pueblos indoeuropeos o indogermánicos comienza en el neolítico, es decir, alrededor del año 5.000 a. C., mientras que la ocupación aria de la India que diera lugar al famoso régimen de castas (hacia 1.500 a. C.) es un episodio muy posterior a dichas migraciones e incluso al nacimiento de la cultura egipcia (año 3.000 a. C.). Tanto los hindúes como los persas en cuanto pueblos arios o indoeuropeos mantuvieron estrechos contactos con las civilizaciones nilótica (camita), índica (dravídica) y mesopotámica (sumeria) y, por lo tanto, sus creencias religiosas originarias se vieron modificadas en la dirección inmortalista predominante trazada muy tempranamente por la realeza de Egipto. Otro tanto cabe decir de los judíos, aunque ya veremos que en su caso las características del bagaje cultural hebreo anticipaban cuál iba a ser inevitablemente su evolución posterior hacia la idea específicamente judía de la inmortalidad, a saber, la resurreción de la carne (frente a la creencia ario-védica en la reencarnación o la supervivencia platónica del alma, oriunda del orfismo y más próxima al concepto egipcio original de inmortalidad).
Se nos ha objetado que entre los germanos encontramos el Walhalla, estancia celeste humana del Asgard o morada de los dioses, pero ésta es una imagen muy tardía, nada menos que del siglo X d. C. y de clara ascendencia cristianomorfa. Otro tanto puede afirmarse de la idea de una Edad de Oro o resurgimiento y triunfo del bien sobre el mal posterior al Ragnarök, la catástrofe final en la que se cifraba la cosmogonía germánica: el veneno profético yahvista -la esperanza, esa peste que, más allá del tópico, viene efectivamente de oriente- ya se estaba abriendo paso en la sangre de los guerreros.
Mas incluso cuando conciben un paraíso, para los germanos poco tiene éste que ver con los campos floridos del imaginario africano: el Walhalla es el lugar donde los héroes siguen luchando eternamente, de suerte que incluso en el seno de la dualidad platónica el lugar transmundano preserva los contenidos ágónicos y, por ende, el sentido metafísico del dolor que constituye el meollo de la noción heroica del Hel.
Por tanto, es preciso distinguir, en la religión germánica, los elementos puros u originarios y los advenedizos católico-romanos, de carácter cultural semita, es decir, totalmente opuestos en cuanto al significado y al valor ético.
En efecto, la religión germánica original permite identificar, a mi juicio, las creencias religiosas y existenciales de los pueblos indoeuropeos anteriores a sus contactos con las culturas meridionales y orientales, semitas o no. El motivo es la ubicación de los germanos: son los indoeuropeos situados históricamente en la más aislada y extrema esquina noroccidental de su área de distribución geográfica. Cierto que los celtas se asentaron al oeste de los germanos, pero su orientación sureña los puso en relación con los pueblos preindoeuropeos de la cuenca mediterránea, lo que es tanto como decir: con Egipto, epicentro de la plaga inmortalista. De ahí que entre los celtas se reconozca de forma inmediata una creencia en la inmortalidad que prolonga la concepción nilótica de un paraíso de prados verdes y placeres naturales allende la muerte, por no hablar del poder de la casta sacerdotal, totalmente atípico entre los arios excepto en el caso hindú, tan contaminado en este sentido como el celta o el persa.
Se nos ha objetado también que la idea de la nada sería precisamente de procedencia materialista judía y que lo propio de los pueblos indoeuropeos es la “espiritualidad” y, por lo tanto, la creencia en la inmortalidad del alma de tipo platónico o cíclico (reencarnación). A mi juicio, esa presunta espiritualidad ontológica (el alma) no es más que materialismo ético, mientras que toda forma de eticidad implica necesariamente la finitud como condición sine qua non del acto heroico. Un ser omnipotente e infinito o eterno no puede actuar éticamente porque carece del requisito fundamental a tal efecto, a saber, la posibilidad misma del autosacrificio.
Judíos y germanos
Volvamos, pues, al principio. Todas las religiones, en sus orígenes, ya lo hemos visto, muestran un “infierno” y no, en cambio, un “cielo”. Para los judíos ese infierno era el Seol, equivalente funcional del Hel germánico. No se trata, por tanto, de una cuestión racial. Ahora bien, los judíos evolucionan motu proprio hacia la idea de inmortalidad en forma de resurrección de la carne, mientras que para los germanos ese tipo de creencias hedonistas es totalmente exógeno. Por tanto, considero inaceptable la pretensión de que el elemento definitorio de la fe judía sea algo así como la afirmación de la nada. Sostengo que se trata exactamente de todo lo contrario.
Incluso en la idea del Seol y del Hel existen diferencias fundamentales entre los judíos y los germanos. Los judíos no pueden concebir la noción ética de la nada justamente porque creen en un Dios único, Yahvé, y dicha fe excluye la noción misma del no-ser. La nada nadea, que diría Heidegger. La idea de un ente absoluto no se compadece con la experiencia de la nada, que es menester no amalgamar con la de “vacío”; no puede hablarse de “nada” en tales términos porque Dios -un ser personal, no lo olvidemos- se ha concebido como omnipotente y susceptible de hacer y deshacer literalmente a su antojo, vulnerando incluso la irreversibilidad del tiempo que define la esencia de lo trágico. Así que George Steiner puede pretender semejante despropósito, pero yo por mi parte me niego a razonar al compás de criterios de autoridad y prefiero ir a la evidencia de la cosa misma: no hubo nunca “auténtica” nada entre los judíos y, claro, el postulado cultural de un ser eterno y único -Yahvé– tenía que conducir a algún tipo de inmortalismo entre los súbditos de tal tirano celestial. El de los judíos, peculiar suyo, y a diferencia del platonismo (ontológicamente idealista, éticamente materialista) es tout court materialista tanto en el sentido ético cuanto en el perfil ontológico: resurrección de la carne y reino de Dios felicitario.
¿Qué pasa, por contra, entre los germanos? Para ellos, y esto es extraordinario, también los dioses son finitos. Así, se habla del destino u ocaso de los dioses, y éstos perecen: “Un profundo sentimiento de pesimismo resalta en el hecho de que los germanos no creyeron en la eternidad de los dioses, sino que previeron su aniquilación y la del mundo” (op. cit., pág. 116). El final de la historia se concibe así como una catástrofe ígnea que destruye el universo en su totalidad. Es el triunfo de la muerte y, por cierto, la única doctrina religiosa que cabe aproximar a la ciencia y la filosofía. En definitiva, con rango superior a la divinidad percibían los germanos la nada, esta sí, y a diferencia de los hebreos, absoluta. Ningún déspota -divino o terrestre- podía reclamar para sí el poder sin límites a base de prometer la salvación a masas o individuos hedonistas angustiados por su extinción personal. El auténtico Dios de los germanos es la muerte misma.
En otro lugar nos ocuparemos del significado ético y político de esta creencia, de su relación con los valores heroicos y de su función democrática (como igualitarismo y profundo respeto por la mujer característicos de la sociedad germánica). Baste añadir un dato que ha pasado desapercibido hasta ahora y que confirma, todavía más si cabe, nuestro planteamiento. En efecto, ¿no habla Tácito en su archifamosa obra Germania de las distintas etnias germánicas y no distingue entre ellas a un pueblo que denomina precisamente los arios? Véase como los decribe: “los Arios, además de aventajarse en fuerzas a los pueblos que hemos nombrado poco ha, siendo feroces, ayudan su fiereza natural con el arte y con el tiempo. Traen los escudos negros y los cuerpos teñidos y escogen las noches más oscuras para las batallas; y con el mismo terror y figura de este ejército funeral causan espanto, no pudiendo ninguno de los enemigos sufrir aquella nueva vista y como infernal. Porque los ojos son los primeros que se vencen en las batallas.” (Tácito, Germania, XLIII). La filosofía nace en Grecia en la época de la tragedia y culmina con Heidegger, cuya obra, cima del pensamiento occidental, recodifica conceptualmente los contenidos de la religión indoeuropeoa originaria, de carácter heroico, resguardada por los arios occidentales, no los orientales (hindúes). ¿Se trata de una mera casualidad, de un capricho de pensadores ociosos y de rasgos psicológicos “pesimistas”, o nos encontramos, pura y simplemente, ante la verdad de la existencia, como quiere el pensador alemán de Messkirsch? Las próximas entregas de esta bitácora profundizarán más en el tema.
Jaume Farrerons
copyright©adecaf
Publicado porResistencia Anti-Oligárquica (RAO)en4:30 PM
===
Fuente:
http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2009/01/la-religin-germnica.html
NOTA de Jrania:   La “humanidad”, como la “libertad”, etc. son abstracciones. Existen naciones, razas, hombres concretos, hechos heróicos ó meritorios, o criminales, según la moral y cosmovisión, filosofia o religión de cada pueblo. Es desde estas consideraciones como se puede entender mejor todo lo que aquí se reproduce del post publicado por el blog FILOSOFIA CRÍTICA  el dia 8 de enero de 2009.

“nuestros crímenes”…nunca pueden ser crímenes

15 de mayo de 2011

Someramente, este titular de arriba pretende argumentar que en el caso de guerra total, guerra de civilizciones y en los conflictos entre naciones que luchan por su supervivencia, lo que la propaganda de los vencedores llama “crímenes” son siempre los del enemigo vencido…nunca los cometodos por los vencedores. Inversamente, los herederos políticos, culturales, biológicos o religiosos de las naciones derrotadas y semidestruidas no puden considerar crimen los actos de guerra o la política tendente a la defensa propia y a su lucha por sobrevivir.

En relación con esta “filosofía moral” me parece interesante reproducir,( con algunas “correcciones” marcadas con subrayados ó entre cochetes, es decir, entre [-…])  ,  casi íntegramente, dos artículos publicados en su blog por Jaume Farrerons:

lunes, abril 04, 2011

http://nacional-revolucionario.blogspot.com/2011/05/anotaciones-preliminares-sobre-las_11.html (8)

Anotaciones preliminares sobre las causas del holocausto (8)

 

Una de nuestras tesis es que, en el llamado holocausto judío, dejando por un momento a un lado cuáles fueron las dimensiones y características del hecho, fue perpetrado por “fascistas” cristianos en tanto que cristianos, no en tanto que “fascistas”. El motivo es doble: 1/ el fascismo surge en el seno del socialismo marxista como una reflexión moral y política sobre la validez de las “ideas modernas” basada en la filosofía de Nietzsche, y aunque en Nietzsche se detecta una crítica del judaísmo como prolegómeno a la crítica del cristianismo, el rechazo de este filósofo hacia el antisemitismo (un fenómeno cristiano) es claro, inequívoco y fundamental; 2/ en Italia, en los orígenes políticos del fascismo la presencia de judíos es esencial e inseparable del hecho de que el nacionalismo italiano se había construido en lucha permanente contra el dominio del Vaticano, que era el que mantenía a los judíos cautivos en el ghetto. Entre los primeros fascistas había así un contingente enorme y significativo de hebreos que veían en el fascismo fundacional, en tanto que nacionalista, revolucionario y nietzscheano a la vez, el camino de su liberación como ciudadanos. Sólo la derechización del fenómeno fascista, que servirá de modelo al “fascismo” alemán, más tardío y, a una con ello, la importancia y el peso creciente de los antisemitas cristianos (en Alemania no sólo católicos, sino principalmente evangélicos), desembocará en el llamado holocausto judío, el cual no se habría producido de mantenerse el “fascismo” fiel a sus raíces filosóficas (Nietzsche).

Ya hemos hecho referencia en otro post a la importancia del antisemitismo en el protestantismo luterano, pero conviene refrescar ahora un poco la memoria sobre las persecuciones y exterminios antisemitas exonerados a lo largo de la Edad Media por la Iglesia Romana católica . Véase, a propósito de este tema, el resumen de

Gustavo D. Perednik, basado en el libro de Jules Isaac Las raíces cristianas del antisemitismo (1956): (…/…).

Ni qué decir tiene que no acepto la versión idealizada que Perednik da de los judíos. Ya hemos explicado en nuestra bitácora parte de los motivos y seguiremos ampliando nuestra información en este sentido.

Volviendo al hilo, aunque no podemos encontrar una “orden” de la Iglesia católica mandando asesinar a los judíos, tampoco existe esa orden en el caso del nazismo. Lo cierto es que la Iglesia católica adoptó durísimas medidas contra los judíos, como las siguientes:

1/ Prohibición de matrimonios mixtos y relaciones sexuales entre cristianos y judíos, Sínodo de Elvira, año 306.

2/ Prohibición de que cristianos y judíos coman juntos, Sínodo de Elvira, año 306.

3/ No se permite a los judíos ocupar cargos públicos, Sínodo de Clermont, año 535.

4/ No se permite a los judíos emplear sirvientes ni poseer esclavos cristianos, Tercer Sínodo de Orleans, año 538.

5/ No se permite a los judíos mostrarse en público durante Semana Santa, Tercer Sínodo de Orleans, año 538.

6/ Quema del Talmud y otros libros, 12º Sínodo de Toledo, año 681.

7/ Se prohíbe a los cristianos acudir a médicos judíos. Sínodo Trullano, año 692.

8/ Se prohíbe a los cristianos convivir con los judíos en casa de éstos. Sínodo de Narbona, año 1050.

9/ Se obliga a los judíos a pagar impuestos para sostener a la Iglesia en la misma medida que los cristianos. Sínodo de Gerona, año 1078.

10/ Prohibición de trabajar en domingo. Sínodo de Szaboles, año 1092.

11/ Se prohíbe a los judíos demandar o testificar contra los cristianos en los tribunales. Tercer Concilio de Letrán, año 1179, Canon 26.

12/ Se prohíbe a los judíos desheredar a descendientes que hubiesen adoptado el cristianismo. Tercer Concilio de Letrán, año 1179, Canon 26.

13/ Mercado de ropas judías con insignia. Cuarto Concilio de Letrán, año 1215, Canon 68 (copiado de la legislación del califa Omar II, que había decretado en el siglo VII que los cristianos llevasen cinturones azules y los judíos amarillos).

14/ Se prohibe la construcción de nuevas sinagogas. Concilio de Oxford, año 1222.

15/ Se prohibe a los cristianos asistir a ceremonias judías. Sínodo de Viena, año 1267.

16/ Se prohibe a los judíos discutir con simples cristianos sobre los principios de la religión católica. Sínodo de Viena, año 1267.

17/ Establecimiento de guetos obligatorios. Sínodo de Breslau, año 1267.

18/ Se prohíbe que los cristianos vendan o alquilen bienes inmuebles a los judíos. Sínodo de Ofen, año 1279.

19/ Se define como herejía la adopción de la religión judía por un cristiano o la vuelta de un judío bautizado a la religión judía. Sínodo de Maguncia, año 1310.

20/ Prohibida la venta o transmisión de artículos eclesiásticos a los judíos. Sínodo de Lavour, año 1368.

21/ Se prohíbe a los judíos actuar como agentes en la firma de contratos, especialmente contratos de matrimonio, entre cristianos. Concilio de Basilea, año 1434, sessio XIX.

22/ Se prohíbe a los judíos obtener títulos académicos. Concilio de Basilea, año 1434, sessio XIX.

XIX.

(Fuente: Raúl Hilberg, La destrucción de los judíos europeos, Madrid, Akal, 2005, pp. 28-30).

 

Todas las medidas adoptadas por el gobierno alemán durante el nacionalsocialismo entre los años 1933 y 1941 no son más que una restauración de la tradición católica europea de discriminación legal de los judíos. Y hay que decir que si dichas medidas se habían abolido en algún momento en Europa no fue a iniciativa de la Iglesia, sino como resultado de las revoluciones liberales. (…/…).

Después de la primera fase de medidas discriminatorias, los nazis, siguiendo también el modelo tradicional europeo, se proponían expulsar a los judíos, no exterminarlos, como hemos argumentado en otro post. La historia de las deportaciones de hebreos es larga y no comienza precisamente en Alemania.

Francia (1182). Expulsión y confiscación de bienes ordenadas por el rey Felipe Augusto de Francia

Inglaterra (1290). Ordenada por Eduardo I de Inglaterra, primera gran expulsión de la Edad Media.

Francia (1306, 1321/ 1322 y 1394). Felipe IV de Francia ordenó la primera.

Austria (1421). La expulsión se produjo tras la persecución (270 judíos quemados), confiscación de bienes y conversión forzosa de los niños.

Castilla y Corona de Aragón (1492). Ordenada por los Reyes Católicos. En España en 1492 expulsión de los judíos de España. La medida fue acogida en Europa como un signo de modernidad, e incluso hay una felicitación de la Universidad de la Sorbona. Sicilia (1493). Ordenada por Fernando II de Aragón.

Lituania (1495).

Portugal (1496/1497). Ordenada por el rey Manuel de Portugal, bajo presión de la corona española.

Brandenburgo (1510). Baviera (1554).

Túnez (1535).

Reino de Nápoles (1541). Génova (1550 y 1567). Estados Pontificios (1569/1593). El Papa Pío V los expulsa de los Estados Pontificios, exceptuando los residentes en las ciudades de Roma y Ancona: «Hebraeorum Gens», 26-11-1569.

Los fundamentos teológicos de la discriminación, persecución y deportación de los judíos se encuentran en los Evangelios y han sido ampliamente argumentados por la patrística (Tertuliano, Juan Crisóstomo, Agustín de Hipona, Melitón de Sardes). Se puede acreditar toda una literatura cristiana, un género literario cabría decir, denominado Aversus Judaeous (contra los judíos), que ha educado a Europa en el antisemitismo y ha generado el exterminio sin esperar a los “malvados nazis”. Los papas, en sus bulas, otorgaron estatus canónico a estas reflexiones doctrinales cuyas raíces apuntan nada menos que al Evangelio de San Juan, como ya tuvimos ocasión de comprobar en otro post de esta serie.

Etsi non displiceat

(1205, Inocencio III) requiere del rey terminar con las “maldades” de los judíos; In generali concilio (1218, Honorio III) exige que los judíos usen ropa especial; Si vera sunt (1239) resultó en la frecuente quema de libros sagrados judíos; Vineam soreth (1278, Nicolás III) establecía la selección de hombres capacitados para predicar el cristianismo a los judíos; Sancta mater ecclesia (1584, Gregorio XIII) exigía a los judíos de Roma enviar cada sábado cien hombres y cincuenta mujeres para escuchar sermones conversionistas en la iglesia; Cum nimis absurdum (1555, Pablo IV) limitaba las actividades de los judíos y prohibía su contacto con los cristianos; Hebraeorum gens (1569, Pío) acusaba a los judíos de magia y otros males, y ordenaba su expulsión de casi todos los territorios papales; Vices eius nos (1577, Gregorio XIII) demandaba que los judíos de Roma y otros estados papales que enviaran enviar delegaciones a la iglesia (op. cit., Perednik, G.).

Los pógromos, aunque no fueran decretados por las autoridades, eran la consecuencia lógica e inevitable de la doctrina cristiana sobre los judíos. Las diferencias en la magnitud numérica de la victimización se compensan si ponderamos el hecho de que la población judía y europea en general era mucho menor en la Edad Media que en la modernidad. Ahora bien, los porcentajes son los mismos que las del supuesto holocausto (versión oficial), siendo así que después de los genocidios que acompañan a las primeras cruzadas, 1/3 de la población hebrea ha sido exterminada. Y sin atenuantes, todo a cuenta de la locura sagrada, del anatema judío vuelto del revés. En el caso de la Alemania nazi, nos encontramos con un país sumergido en una guerra total, bajo amenaza de un plan de exterminio hecho público por Theodore N. Kaufman, puesto en práctica a partir del año 1941 y consumado en 1945 (plan Morgenthau). El proyecto nacionalsocialista inicial de expulsión (Conferencia de Wansee) se convierte así, bajo los bombardeos crematorios ingleses, en un pogrom que no necesita de las órdenes estatales para desencadenarse. Se mata a los judíos en los campos de la misma manera que se los acuchillaba en la Edad Media. (…/…).

Jaume Farrerons,  lunes, abril 04, 2011

 martes, marzo 08, 2011

Anotaciones preliminares sobre las causas del holocausto (7)

http://nacional-revolucionario.blogspot.com/2011/05/anotaciones-preliminares-sobre-las.html

Continuamos con las anotaciones sobre los factores que pudieron desencadenar el [ mal llamado] “holocausto”. En este momento, y siguiendo el post anterior de la serie, nos interesa aclarar si el judaísmo es o no “racista”. El testimonio de Israel Shahak resulta aquí decisivo,

y ya sabemos ahora cuál es. En su obra sobre Sionismo y fascismo, de la que ya nos ocuparemos extensamente en su momento, el también hebreo y trotskysta Leni Brenner reconoce las semejanzas doctrinales y hasta los acuerdos políticos entre el sionismo y el nacional-socialismo, pero atribuye tales coincidencias a una nefasta influencia de los nazis sobre los nacionalistas judíos. Los hechos demuestran, empero, lo contrario. El racismo biológico se cuece en el seno del propio judaísmo antes de pasar al sionismo, y es éste el que lo transmite, invertido, al “antisemitismo” y, finalmente, al nacional-socialismo, ya sea directamente, ya a través de los filosofemas “racistas” inscritos en la propia herencia religiosa hebrea clásica. Nada menos que Julius Streicher, quizá el más famoso “antisemita” de la historia, reconocerá en el juicio de Nüremberg que los nazis se limitaron a hacer suya la doctrina del pueblo elegido, invirtiendo su sentido:

Durante el proceso contra los “criminales de guerra” de Nüremberg, en el curso del interrogatorio del teórico de la raza Julius Streicher, le formularon la siguiente pregunta: En 1935 en el Congreso del Partido en Nüremberg fueron promulgadas las leyes raciales. Durante la preparación de este proyecto de ley ¿fue llamado a consultas y participó de alguna manera en la elaboración de estas leyes?

Acusado Streicher: Sí, creo haber participado en el sentido de que, desde hacía años, venía escribiendo que sería necesario impedir en el futuro toda mezcla de sangre alemana y de sangre judía. Escribí artículosen este sentido y siempre repetí que debíamos tomar a la raza judía o al pueblo judío como modelo. He repetido siempre en mis artículos que los judíos debían ser considerados una modelo para las otras razas, pues ellos se dieron una ley racial, la ley de Moisés que dice: Si vais a un país extranjero, no debéis tomar mujeres extranjeras. Y esto, señores, es de una importancia extraordinaria para juzgar las leyes de Nüremberg. Fueron estas leyes judías las que se tomaron como modelo. Cuando siglos más tarde el legislador judío Esdras constata que, a pesar de ello, muchos judíos se habían casado con mujeres no judías, estas uniones fueron desechas. Este fue el origen de la judería que, gracias a sus leyes raciales, ha subsistido durante siglos, mientras que las demás razas, y todas las otras civilizaciones, han sido aniquiladas (Tribunal Militar Internacional, Tomo XII, 321, 26 de abril de 1946; Garaudy, R. Los mitos fundacionales del Estado de Israel, Barcelona, Historia XXI, 1997, p. 33, trad. José Luis Jérez Riesco).

La propia Hannah Arendt, filósofa judía y sionista, reconoce en parte el escándalo, que parece quedar reducido a una simple “paradoja” de la acusación de Nüremberg:

[Hannah Arendt, filósofa judía y sionista,

amante de Heidegger en su juventud ] FOTOGRAFíA

Al igual que todos los ciudadanos de Israel, el fiscal Hausner estaba convencido de que tan sólo un tribunal judío podía hacer justicia a los judíos, y de que a éstos competía juzgar a sus enemigos. De ahí que en Israel hubiera general aversión hacia la idea de que un tribunal internacional acusara a Eichmann, no de haber cometido crímenes “contra el pueblo judío”, sino crímenes contra la humanidad, perpetrados en el cuerpo del pueblo judío. Esto explica aquella frase injustificada, “nosotros no hacemos distinciones basadas en criterios étnicos”, que pronunciada en Israel no parece tan injustificada, ya que el derecho rabínico regula el estado y condición de los ciudadanos judíos, de modo que ninguno de ellos puede contraer matrimonio con persona no judía, y sin bien los matrimonios celebrados en el extranjero son legalmente reconocidos, los hijos nacidos de matrimonios mixtos tienen la consideración de hijos naturales (es de señalar que los hijos de padres judíos que no están unidos en matrimonio tienen la consideración legal de hijos legítimos), y aquella persona cuya madre no sea judía no puede contraer matrimonio con un judío, ni tampoco recibir sepultura con las formalidades usuales en Israel (Arendt, Hannah, Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal, Barcelona, Lumen, 1967, pp. 18-19).

Prosigue Arendt:

Esta situación jurídica ha quedado más de relieve a partir de 1953, año en que una importante parte de las relaciones del Derecho de Familia pasó a la jurisdicción de los tribunales civiles, es decir, no religiosos. Ahora, por ejemplo, las mujeres tienen derecho a heredar y, en términos generales, su status legal es igual al del hombre. Por eso difícilmente puede atribuirse a respeto hacia la fe o el poder de una fanática minoría religiosa, la actitud del gobierno de Israel al abstenerse de transferir a la jurisdicción civil materias tales como el matrimonio y el divorcio, que ahora están reguladas por la ley rabínica. Los ciudadanos de Israel, tanto los que albergan convicciones religiosas como los que no, parecen estar de acuerdo en la conveniencia de que exista una prohibición de los matrimonios mixtos, y a esta razón se debe principalmente -como no tuvieron empacho alguno en reconocer diversos funcionarios israelitas, fuera de la sala de audiencia- que también estén de acuerdo en que no es aconsejable que se dicten disposiciones legales al respecto, por cuanto en ellas sería necesario hacer constar explícitamente, en palabras de claro significado, una norma de conducta que la opinión mundial seguramente no comprendería

(op. cit., pp. 19-20).

Esta es una forma suave, e hipócrita, de decir que los judíos estaban engañando a todo el mundo, es decir, que estaban juzgando a los nazis por una práctica racista de segregación que ellos mismos reconocían como legal. Nosotros nos limitamos a añadir que fueron los nazis quienes la “copiaron” de los judíos y no a la inversa como, según veremos, pretende Leni Brenner.

Concluye Arendt:

A este respecto, Phillip Gillon escribió recientemente en “Jewish Frontier”: “Las razones que se oponen a la celebración de matrimonios civiles radica en que éstos serían causa de divisiones en el pueblo de Israel, y también separarían a los judíos de este país de los judíos de la Diáspora”. Sean cuales fueren los fundamentos de lo anterior, lo cierto es que la ingenuidad con que la acusación pública denunció las infamantes leyes de Nüremberg, dictadas en 1935, prohibiendo los matrimonios e incluso las relaciones sexuales extramatrimoniales entre judíos y alemanes, causó al público una impresión de desagradable sorpresa. Los corresponsales de prensa mejor informados se dieron perfecta cuenta de la paradoja que las palabras del fiscal entrañaban, pero no la hicieron constar en sus artículos. Sin duda, no creían que aquél fuera el momento oportuno para criticar las leyes e instituciones de los judíos de Israel (Arendt, H., op. cit., p. 20).

Los motivos de la autocensura de los periodistas seguramente no fueron tan honestos como Arendt pretende, hechos posteriores lo han demostrado hasta la saciedad. Pero lo importante aquí es que la comunidad internacional fue engañada por un fariseísmo criminal, pues no sólo se estaba abominando de una doctrina racista que los nazis habían aprendido de sus víctimas, sino que, por otro lado, como argumentaremos en su momento, juzgábanse unos crímenes, a saber, los exterminios étnicos, cuyos antecedentes y legitimación también suponían una simple inversión, realizada en el seno del cristianismo en perjuicio de los judíos, de aquéllo que éstos habían considerado legítimo a lo largo de siglos cuando era aplicado a los gentiles. Así, las leyes de Nüremberg subvertían el racismo familiar de la ley rabínica, pero el [mal llamado] holocausto subvertía el genocidio sagrado o anatema instituido por la Torah.

Habitualmente, se acostumbra a utilizar esta información en perjuicio de los judíos. Pero no hay que olvidar lo siguiente: si se rechaza el racismo judío, entonces hay que rechazar también el racismo de los nazis. Porque la paradoja con que, a la postre, nos topamos, no es sólo que vivimos a la sombra del dominio de la extrema derecha judía y de sus engaños universalistas o humanitarios -perfectas armas de propaganda al servicio de un racismo despiadado-, sino que dichas ideas eran compartidas por los nazis y que, con el triunfo del sionismo, también triunfó, de alguna manera, el propio nazismo.

Jaume Farrerons
8 de marzo de 2011

 Nota de JRANIA: Tras leer los posts anteriores escribí un comentario en el blog Filosofía Crítica, de Jaume Farrerons.  A continuacón copio dicho comentario y la respuesta de Jaume Farrerons:

  Anónimo axel black dijo…

La política de la Iglesia Romana
parece que evoluciona al compás de
“los vientos de la Historia”. En su origen estuvo muy judaizada, después fue helenizada y germanizada. Con el protestantismo, de nuevo pretende dar realce a sus Escrituras Verterotestamentarias, hasta el punto de que hoy, ya consumadas la revolución masónica y filojudia de 1793 y la derrota del III Reich, se habla de Judeocristianismo y de “los hermanos mayores en la Fe”;  incluso hay quien llama a los judios los “Padres de Nuestra Fe”…
Eso significa que los judios han
retomado un papel relevante dentro de la Iglesia que más que Romana habría que llamar judeocatólica.
Paralelamente a ese proceso histórico, si en el orígen, según los Evangelios, los culpables de la mujerte de Jesus fue pueblo judío,… hoy el Papa B16, quizás influido por el síndrme de culpa del pueblo alemán, limita esa culpa sólo a la cúpula dirigente del Judaísmo de hace 2011 años… y no faltan elementos de propaganda antieuropea que tansfiere la responsabilidad de la condena a muerte de Jesucristo a… Roma, es decir…a Nosotros, los paganos, los gentiles o europeos.
En cuanto al post, que considero muy valioso, discrepo sólo de una terminología: llamar “fascismo” al NS y llamar “holocausto” a lo que parece más un pogrom agravado por ocurrir en plena guerra total y beligerancia…pues ya en 1933 “Judea” declaró la “guerra” (¿Sólo económica?) a Alemania…12:21 PM

 
Blogger Jaume Farrerons dijo…
El NS fue una variante ideológica de un fascismo genérico cuya existencia resulta difícil de negar, aunque sea de definición harto compleja.Por lo que respecta al holocausto, precisamente mi tesis es que se trata de un pogrom y que su interpretación como tal, en todos los aspectos, aclararía muchas cosas.

Pero no interesa al poder, pues se quiere que el holocausto sea algo único y especial y, por otro lado, la exégesis del holocausto como pogrom revelaría la continuidad de la masacre con la tradición cristiana, quitando toda importancia al factor “fascista”, todo ello en perjuicio, claro está, de la Igledia católica y de las confesiones evangélicas que realmente perpetraron el crimen (por mucho que se haya exagerado).

En todo lo demás, estoy muy de acuerdo en lo que dice.

La entrada está sin terminar, me faltan las declaraciones de Streicher declarándose cristiano en Nüremberg y afirmando que el primer antisemita de la historia fue Jesús.

Gracias.

12:38 PM

 

libros para abrir la mente… (via fuegofrío es Y R A N I A)

1 de febrero de 2011

No es nada fácil leer cualquiera de los libros que no se pueden encontrar en librerias. Ya que el “Sistema” está interesado en que no se conozcan…, la obligación moral de quien quiera conocer lo que realmente ocurre y ha ocurrido en el mundo es leer algunos de los libros que  se anuncian en un correo enviado por un  José Arturo y que copio  a continuación:   SI ESTÁS INTERESADO LLAMA AL TEL.  676 174 058.     JOSE ARTURO       59  TÍTULOS EN OF … Read More

via fuegofrío es Y R A N I A

V jornadas de la Disidencia

26 de noviembre de 2010

Por el excelente blog “El mundo de Daorino” tenemos noticia de la  celebración en Madrid, del 5 al 7 de noviembre, de las V Jornadas de la Disidencia

Copio lo siguiente del blog de Daorino:


En internet encontré la siguiente información sobre el conferenciante: “El ponente es Licenciado en Filología, ha traducido artículos de analistas geopolíticos eurasiatistas como Claudio Mutti, Tiberio Graziani o Carlo Terracciano. Por otro lado, desde un punto de vista filosófico, se ha encargado de la traducción de textos de autores de formación metapolítica sobrehumanista como Giorgio Locchi, Adriano Scianca o Stefano Vaj. Sus traducciones se han publicado en distintos sitios de Internet y en publicaciones del ambiente disidente y europeísta”.
La exposición de Javier Estrada fue muy reflexiva y con un fuerte calado filosófico. Por lo que fue un error por mi parte no haberme bajado el cuaderno y el bolígrafo para coger apuntes.

El conferenciante nos situó bajo la estela de Locchi y su influencia sobre algunos autores encuadrados en la mal llamada Nueva Derecha (Alain de Benoist, Guillaume Faye…) Sin embargo, la reflexión que más me llamó la atención fue la visión de Estrada sobre la Historia. Para él la historia no es lineal, con un fin (como considera el progresismo, adaptación de la linealidad tradicional del judeocristianismo), ni cíclica (concepción mítica del tiempo). La denominó como “esférica”, pues la historia nace del hombre y siempre vuelve a él; porque la historia no es por sí misma, sino que es gracias a nosotros. En definitiva, la historia es un acto de voluntad.

Jrania copia, de la web V Jornadas de la Disidencia, lo siguiente:

A las 20:30 h.( del viernes, 5 de noviembre) tuvo lugar la conferencia de Javier Estrada (España), que por título llevaba “La estela de Giorgio Locchi y las claves culturales de la otra Europa”. Con motivo de la reciente traducción por parte de J. Estrada de textos revolucionarios del pensador italiano, y el prólogo efectuado por él mismo para la edición del libro “Definiciones” (editado por ENR), nos relató como de la obra de Locchi bebieron grandes figuras que revolucionaron la historia de las ideas y la política. La intemporabilidad de la obra y el pensamiento de Locci están preñados de significados ocultos pero que cuentan con una precisión exacta para el lector comprendedor de su obra. Y Estrada supo poner al alcance de todos los allí presentes parte del sentir del contenido de la obra de Locci.

el interminable dolor de los inmortales (via MontAlbo)

20 de septiembre de 2010

el interminable dolor de los inmortales viernes, septiembre 17, 2010 El interminable dolor de los mortales Soldados alemanes con un gatito. http://www.youtube.com/watch?v=3TKsjs64Q5c  “La existencia propia del hombre histórico significa: ser puesto como brecha en la que irrumpe y aparece la superioridad del poder del ser, para que esta brecha misma se quiebre bajo el ser.” (1935) (Martin Heidegger, Introducción a la metafísica, Barcelona, Gedisa, 1993, p. 149). La ruina (carta a mi her … Read More

via MontAlbo

el fútbol…y la islamización

27 de junio de 2010
Me parece MUY INTERESANTE el post siguiente, original de Nueva Europa.Nueva Eurabia y que reproduzco a continuación… con la esperanza de que Augusto no se oponga.   En esta ocasión… me pregunto cómo es posible que tengamos tan serias diferencias en unos temas cuando coincidimos tanto en otros…?. Lo que sigue a continuación es copia literal y exacta de Nueva Europa-Nueva Eurabia (www.yahel.wordpress.com):
Publicado por Augusto en 27/06/2010
Cómo en los tiempos modernos que corren todavía es de mal gusto, enviar a la gente a un coliseo lleno de leones para ser devorados, y  distraer a la “chusma” los britanicos inventaron el fútbol. Y por si algunos seguían con ganas de ver sangre, inventaron el boxeo.Los americanos intentaron poner las dos cosas juntas en el fútbol americano,  pero sin repercusión mundial
No es que estos deportes tengan algo perverso en sí mismos,  sino que tienen el gancho necesario para que los monarcas mantengan a la gente distraída, mientras ellos hacen sus negocios. Y el populacho se siente en las competencias como un soldado defendiendo a su territorio, mientras en la realidad sucede todo lo contrario.
En las competencias mundiales, es de suponer que cada equípo representa a un país y por ello hasta ahora era apropiado que los jugadores del equípo pertenecieran a ese país,  aunque tuvieran provisoriamente contratos con equípos extranjeros, siempre jugaban para su equípo nacional en los mundiales (por ej. Maradona) . Tambien era muy importante que el equípo compartiera ideales nacionales y culturales y por eso se usaba cantar el himno nacional antes de comenzar el Partído y tomar mate en las pausas para los sudakas…
Con la ideología multiculturalista y la desintegración de las naciones, ahora los equípos de fútbol del llamado eje occidental, que es la única víctima del multiculturalismo, ya no deben exteriorizar ninguna pasión nacional ni dentro del equípo, ni fuera.
Ya hasta hay quienes critican el exceso de nacionalismo y que se deberian prohibir ekll uso de banderas por los fans
Existen ya muchas noticias acerca de jugadores que se niegan a cantar el Himno nacional del equípo para el que juegan y de jugadores que se quejan (el equípo francés) porque debído al alto número de musulmanes, todos estan obligados a comer halal.
Los equípos de fútbol de países europeos, australianos, o americanos son todos multiculturales, sabemos que país los manda solamente por los colores de sus camisetas.
En los equípos europeos hay una gran mayoría de jugadores africanos, arabes asiaticos y turcos.
No sé si necesito una lupa pero no he visto ningun equípo africano en dónde jueguen jugadores blancos y no he visto ningun equípo de países musulmanes en dónde jueguen cristianos.
Porqué Holanda y Francia deben tener equípos de fútbol con un 80% de jugadores negros o árabes y los equípos africanos ni un jugador blanco o cristiano?
Dónde está la diversidad? Que significa el multiculturalismo?
Volviendo al tema, los dictadores utilizan el deporte 1. como forma de distracción y 2. para llegar a la gente y hacerles sentir que ellos tambien son parte del gobierno porque el dictador de turno, viste la misma camiseta.
La dictadura de moda en el 2010, es la ideología fascísta y asesina del Islam. El islam ya ha obtenído el gobierno mundial desde las Naciones Unídas, donde los países islamicos son mayoría, dominan nuestra economía al ser dueños del petroleo y comprar además todas nuestras industrias. periodicos, emisoras radiales y televisivas y ultimamente plantar bandera en el emblematico  NY con una megamezquíta, que no sería mas que la coronación de un largo proceso durante  el cual los árabes compraron todos los edificius de Manhatan, y como  les quedaban  aún las torres gemelas sion comprar y como  las compró un judío, las derribaron.
Los musulmanes tambien son ahora señores de la guerra, en Afganistan un puñado de guerrilleros tribales tienen sin aliento a toda la OTAN, en Irak otro tanto, en el mar las poderosas naves que nos costaron milliardos estan siendo  todos los días burladas, por unos cuantos piratillos musulmanes somalíes.
Una burla que debemos soportar día a día ,y nos hunde en la humillación y la depresión, hasta que llega el Mundial de fútbol y descubrimos que tambien podemos estar orgullosos de algo que logramos bajo una misma bandera como Nación aunque sea un fútbol malo pero capaz de meterle aunque sea un gol al arco.
Y así es por ejemplo en Alemania. El ídolo nacional Podolski, cuyo apellido es mas polaco que alemán pero está bastante alemanizado, falla y no pega una, y Alemania es salvada por Mesut Özil. Un turco mete el gol salvador y mientras los alemanes salen a festejar con la bandera alemana a los hombros o blandiendola en sus autos,  los turcos que viven en Alemania por tercera generación les agúan la fiesta saliendo tambien con la bandera trurca, porque un turco les salvó la vida.
Y los politicos izquierda multiculti dicen que el gol de Özil muestra el triunfo de la integración de los inmigrantes en Alemania. Cuando ninguno de los jugadores de orígen árabe quisieron cantar el Himno nacional de alemania mientras que si que lo hizo el jugador brasilero.
Y el sentimiento nacional es cosa de nazis, eso es lo que le ocurrió al jefe del CDU, (Demo-cristiano) en Thüringen por aparecerse en el parlamento con una corbata con los colores de la bandera alemana el día del Partido:
Mohring wegen Deutschland-Krawatte kritisiert
Mike   Mohring mit Deutschland-KrawatteLos Partidos multiculturalistas, desde los socialistas hasta los comunístas le criticaron a Mike Mohring, por esa clase de patriotismo que le colocaba en lado marron de la política, es decir en la extrema derecha.
Multiculturalismo? Dónde está la voluntad de despojarse de su cultura y aceptar la ajena ? Está  claro que del lado alemán, en este caso y del lado euro-americano- australianto,  como tenía que ser. Cuando vienen las pruebas PISA y dicen que el nivel de capacidad escolar de Alemania está por el sotano y deja mucho que desear, es decir dicen que “los niños alemanes son casi todos burros” nadie distingue que las pruebas se hicieron en escuelas donde el 70% de los alumnos son turcos, libaneses , berbederes etc.Todos niños alemanes.
Pero cuando el equípo de fútbol aleman mete un gol, no se festeja el triunfo de Alemania sino el triunfo de Mesut.
Eso es multiculturalismo bien entendido!
Entonces veamos lo que sucede por ejemplo en un país islamico por definición.
No voy al equípo turco que no tiéne ningun aleman en sus filas, ni siquiera por agradecimiento, o para quedar bien. Veamos lo que sucede con el fútbol en la tierra de Alá, el  Iran.
Ahmadinejhad es un apasionado del fútbol, siempre dijo que en realidad su vocación era ser jugador de fútbol
Este fue el equípo iraní en el último mundial.
A ver si desubren en el a algun Gonzales, algún Müller, algún Cloirot, algún Petinetti o a algún negro africano. Y no pueden decir que sea porque en Iran no hay dinero para pagarles, como se puede argumentar con los equípos africanos:
Experten als beste der iranischen Fußballgeschichte eingestuft wird.

// <![CDATA[//

Team Iran

Team Iran
Mehdi Mahdavikia, Vahid Haschemian, Ali Karimi und Fereydoon Zandi Ali Daei (quien antes jugó para el Baqyern München pero volvió a Iran)En el anterior mundial Iran se calificó y Mahmud Ahmadinedschad fué elegído Presidente del gobierno, mera casualidad…En su discurso inaugural pidió la destrucción de Israel y negó el Holocausto. Le tenemos hasta nuestrosa días como cabeza de gonbierno en Iran y ahora con la Bomba Atómica entre manos. El mundo va cuesta abajo junto con el fútbol, las olimpiadas y la ONU. Por lo menos nuestro mundo porque el Reino de Alá va viento en popa y nadie tiéne los cojones de cambiarle el curso.


Nota de JRANIA: En algunos detalles… no estoy de acuerdo con Augusto…, pero sí en el 90 por 100 de lo que afirma.

la subversión judaica contra Occidente

20 de junio de 2010

Un blog titulado The West´s darkest hour ha publicado un artículo   de Chechar (The Scorpion and the Frog). Esta información la recogemos del excelente blog la yijad en eurabia, del cual son los siguientes párrafos:

Se trata de una revista de comentarios en Amazon al libro de Kevin McDonald, The Culture of Critique:

Through psychoanalysis, the Boasian school of anthropology, the New York intellectuals, advocating non-white immigration, communism, and other means, the Jews essentially broke the WASP establishment and displaced it with themselves. This was done in the name of combating anti-Semitism.

I hope that Gentiles do not read this book. I wish I could say this book is inaccurate, unscholarly or untrue. But unfortunately, it’s not. It’s factual, well-written and firmly substantiated. I only hope that those reading this book do not hold all Jewish people responsible.

A taboo subject—in essence, Jewish domination of American culture—, thankfully coming to light a bit more in the wake of the disastrous Neo-Conservative era.

E. Baumgartner said…

As a former leftist Hollywood Jew (I wrote TV shows), I can say from personal experience that Prof. MacDonald is 100% correct in this book. The shows I worked on: Mary Tyler Moore Show, That Girl, and Love American Style, among others, were nothing more than Jewish tools, for the most part, to undermine the innocence of American WASP culture (“Cultural Marxism” as Prof. MacDonald calls it).

A customer said…

We took over your culture by promoting socialism and immigration of non-white people.

Why would the Jews, so prosperous in modern America, want to undermine its very foundations? According to MacDonald, Jews

You will never view MTV and it’s filth the same way again. Pat Buchanan chronicles this well in his latest book The Death of the West, although he doesn’t get at the root causes of this catastrophe as does MacDonald.

El libro me lo reservo para este verano.

===

responses to “La destrucción de Occidente por al subversión judía”

  1. Chechar

    Domingo, 20 Junio, 2010 at 02:30 | Link | Responder

    Aquellos que deseen leer el Prólogo, pueden hacerlo aquí:

    http://caesartort.blogspot.com/2010/05/elephant-in-room.html

    1. Beltenebros
      Beltenebros

      Domingo, 20 Junio, 2010 at 03:16 | Link | Responder

      Qué interesante. Resulta que Martha Nüssbaum, adalid de la educación multicultural estadounidense sobre la que comenté en otra entrada, es judía. (Judía conversa, al menos eso dice ella.)

      Lo que no entiendo muy bien es qué ganan los judíos al dominar las naciones para disolverlas entremezclándolas y rebajándolas. ¿Poder sobre una masa de hambrientos e ignorantes? ¿Se cuidan bien de reservar una elite cientifico-técnica, seguramente conformada por una mayoría judía en vista de lo que Chechar, en un comentario de la entrada de su blog, reconoce como una característica judía, v. g. su inteligencia superior? ¿Es necesario que hagan todo eso para vivir bien -según sus criterios-?

      Perdónenme, pero no entiendo ese móvil. Pregunto en clave hipotética: ¿qué de bueno o de bonito tiene el imponerse (arteramente, si es como se dice que es) sobre millones de seres humanos con tal de…. de qué?, ¿de vivir a cuerpo de rey?, ¿de asegurarse un nicho eterno en sociedades sobajadas y corrompidas?, ¿de saltar de imperio en imperio como un parásito va de perro en perro? Pero si con lo globalizado que está todo ahora exterminan por entero la capacidad humana de erigir civilizaciones nuevas, ¿qué harán entonces? ¿Tiene lógica? ¿O cuentan con una oposición pernenne por parte de los “gentiles”, con pogromos y demás reacciones que les impedirán matar definitivamente al cuerpo que los cobija, al precio de unos cuantos -o muchos- muertos y apaleados? Sería monstruoso en extremo. E increíble.

      Si los judíos ya destacan por su inteligencia (para algunos, debida a su mestizaje con europeos, pero en ese caso los europeos tendrían que ser más inteligentes), ¿no pueden dedicarse a descubrir nuevas regiones del universo o las artes (como sí han hecho algunos de ellos en un marco clásico)?

      No son preguntas irónicas, pues estoy al tanto del “marxismo cultural” y de ciertos hechos sobre la preeminencia de judíos en los movimientos intelectuales que han resquebrajado la antigua fortaleza de Occidente, pero es que hay cosas que no comprendo.

      Saludos.

      P.D. Chechar, gracias por el enlace. Aquí es muy difícil conseguir libros casi de cualquier tipo. A propósito, tus textos, referencias y reflexiones sobre las culturas precolombinas son impagables. ¡Saludos!

      1. Chechar

        Domingo, 20 Junio, 2010 at 03:48 | Link | Responder

        Por un siglo los “judas” hicieron cabildeo en EEUU para abrir puertas a migrantes (lo digo recientemente en YouTube), porque así se sienten más seguros vis a vis los “arios”, el grupo con quien compiten, según el libro de MacDonald. Lee el Prólogo para conocer los detalles.

        Saludos,

        Chechar

    2. AMDG

      Domingo, 20 Junio, 2010 at 08:51 | Link | Responder

      Lo he imprimido y le tengo pendiente, Chechar.

      Un saludo

la ignorancia y la mala fe van unidas

12 de abril de 2010

 

Hoy, en el diario de Madrid “El Pais” (pág. 4), el exministro del Gobierno de Felipe Gonzalez, , exmilitante del PCE y eterno exprisionero de Buchenwald , Jorge Semprun, insiste, como tantos “intelectuales” y periodistas que van de listillos, en afirmar que las frases que adornaban la entrada de los campos de concentración de Auschwitz y de Buchenwald, “Arbeit macht frei” y “Jedem das seine”,  denotan  el “cinismo” que caracterizaba a la filosofia nazi.

En cambio  leemos en el blog   thehouseofblogs.com  que, como es más razonable imaginar, esas frases no eran otra cosa que máximas morales. Pensar que los “nazis” eran tan “malvados” como para escribir esas frases con intención chistosa y provocativa es suponer que eran estúpidos. La estupidez y la ignorancia está en quienes  creyéndose todas las majaderías y burdas mentiras acumuladas por la propaganda y el resentimiento consideran coherente y lógico escribir frasecitas con carga irónica o sarcástica.

En un artículo titulado “El archipiélago del infierno nazi”, en “El País” (Madrid, 12 abril 2010, pág 4) escribe Jorge Semprun:

“(…)  Tampoco sabemos lo que pensaron los dos americanos al bajarse del jeep y contemplar la inscripción en letras de hierro forjado que se encuentra en la verja del portal de Buchenwald: Jeden das Seine.

No sabemos si tuvieron tiempo de tomar nota mentalmente de tamaño cinismo, criminal y arrogante. ¡Una sentencia que alude a la igualdad entre seres humanos, a la entrada de un campo de concentración, lugar mortífero, lugar consagrado a la injusticia más arbitraria y brutal, donde sólo existía para los deportados la igualdad ante la muerte!

El mismo cinismo se expresaba en la sentencia inscrita en el portal de Auschwitz: Arbeit macht frei. Un cinismo característico de la mentalidad nazi. (…).”

[Nota de jrania: En este texto, copiado literalmente de “elpais.com”, se observa que Jorge Semprun comete un error ortográfico. Escribe “Jeden” en vez de “Jedem”, que es lo correcto, tal como vemos en las fotografias. Cabe la posibilidad de que sea una errata del propio periódico y no de Jorge Semprun, pero es que ocurre con mucha frecuencia que quienes escriben palabras en lengua alemana, sin conocer la lengua, cometan este tipo de errores.]

// //  

Lemas de la entrada a los Campos: Arbeit Macht Frei y Jedem das Seine.

Fuente: Holocausto en Español.
11 del 12 de 2009

Cuando los prisioneros eran deportados a los campos de concentración, eran recibidos al llegar a ellos por un lema inscrito en la puerta.
En la gran mayoría de los campos, figuraba como lema la conocida frase: Arbeit macht Frei.
Esta expresión, cuya traducción es: El trabajo hace libre, tenía una carga emocional previa al nazismo. Arbeit Macht Frei era el título de una novela del autor nacionalista alemán Lorenz Diefenbach (1.806 – 1.883), publicada en Viena en 1.873, lo que provocó que esta expresión fuera muy famosa entre los círculos alemanes nacionalistas.
En 1.928, fue adoptada como eslogan por el gobierno de Weimar, ensalzando los efectos de su programa de obras públicas para combatir el desempleo.
Cuando el partido Nacionalsocialista (NSDAP) alemán llegó al poder en 1.933, mantuvo el eslogan.
Cuando los Campos de concentración se dedicaban principalmente a la reeducación de comunistas (a quienes los nazis calificaban de vagos), se proclamaba que rehabituar a los internos al trabajo era una labor de reinserción social y de ahí la inscripción.
Aunque era una práctica común en Alemania poner inscripciones de este tipo en las entradas a propiedades institucionales y grandes propiedades, el historiador Harold Marcuse atribuye la utilización como eslogan de los campos de concentración a Theodor Eicke, primer comandante de las SS en el campo de Dachau.
El primer campo de Concentración que se abrió fue el de Dachau, en el que, además de tener en la puerta la inscripción Arbeit macht frei, había unas enormes letras en el tejado del edificio principal que decían: Hay un camino hacia la libertad. Sus hitos son la obediencia, la honestidad, la limpieza, la sobriedad, el trabajo duro, la disciplina, la sinceridad y el amor a la Patria.
Esta frase, no parece tener intención de ironía o de promesa falsa de que los que trabajasen hasta el agotamiento serían liberados, sino más bien es una especie de declaración mística de que el sacrificio en forma de trabajo sin fin, en sí mismo lleva a una especie de libertad espiritual.
En la puerta del campo de exterminio de Auschwitz podemos ver invertida la letra B de la palabra “Arbeit” (trabajo). Antiguos presos en dicho campo aseguran que fue un símbolo de protesta del preso Jan Liwacz, que como cerrajero artístico tuvo que llevar a cabo varios trabajos para la SS.
En el campo de concentración de Buchenwald, el lema que se puede ver en la puerta es: Jedem das Seine, la traducción alemana de la frase en latín suum cuique, cuya traducción es “A cada uno lo suyo”.
La frase latina (uni cuique suum tríbuere) se remonta a un antiguo principio griego de la justicia que se traduce como “a cada uno lo suyo“, pero con el sentido idiomático de “a cada uno lo que se merece” o “a cada uno según sus méritos”. Platón llegó a la conclusión de que “justicia es cuando cada uno piensa en sus asuntos, y se abstiene de inmiscuirse en los asuntos de los demás”.
Todo el mundo debía hacer, de acuerdo a sus habilidades y capacidades lo posible para servir al país y la sociedad en su conjunto, y todos debían recibir “lo suyo” (por ejemplo, los derechos) y no podían ser privados de “lo suyo” (por ejemplo, la propiedad).
La frase la hizo famosa Cicerón: “Justitia suum cuique distribuit.” (La justicia da a cada uno lo que se merece).
En 1.701 cuando se crea la Orden del Águila Negra en Prusia, estos adoptan como lema: suum cuique, recuperando como divisa la de los orígenes y principios clásicos de justicia. Era un símbolo del liberalismo y la tolerancia religiosa del Reino de Prusia, que significaba que “cada uno podía hacer lo que quisiera”, pero todos los ciudadanos debían unirse en su apoyo a Prusia.
En 1.937, los nazis construyen el campo de concentración de Buchenwald, en cuya puerta aun podemos ver la inscripción: “Jedem das Seine” como una especie de apelación a un determinado tipo de visión de justicia.
Faltan datos ciertos idóneos para explicar la elección de este lema para éste (y sólo éste) campo, en aquel momento.
Fuentes: Wikipedia, Revista Hispania Nova.
Nota de jrania: Como dato probatorio de que el autor de este post no trata de justificar ni defender a los “nazis” hay que observar que, quizás llevado por la inercia o influencia de la propaganda aliada, llama al campo de Auschwitz “campo de exterminio”. Hay que anotar que este blog (thehouseofblogs) tiene anuncios de contenido homosexual y noticias de actualidad totalmente “izquierdistas” de extrtemada tendenciosidad. Asimismo hay que decir que el blog del que procede la información sobre el significado de los lemas de los campos de concentración es acerrimamente de ideologia “antinazi”.(“El Holocausto en Español”, cuyo autor firma como Nikkita ) Como sabemos ningún campo de concentración adoptó ese nombre, el cual es creación propagandística y sólo aplicado a algunos campos (Konzentration Lager) del Este de Europa.
La fotografia de la insignia corresponde a la Estrella “Jedem das seine”. Y la fotografía de las banderas corresponde al acto conmemorativo de la entrada de los soldasdos USA (algunos de ellos, judíos, como se complace en recordar el exprisionero Semprun) en Buchenwald el dia 11 de abril de 1945

VALORES Y VIDA HUMANA

25 de febrero de 2010

“Los valores son aquello por lo cual estamos

siempre dispuestos a  luchar:   los preferimos

por tanto a la vida.  La vida misma no es

más que un medio al servicio de los valores”

Esta cita de Louis Levelle  encabeza el

programa de una serie de  conferencias

patrocinada   YATAY  Ediciones  y

organizada por Libertad e Identidad.

El día  11 de Febrero,

bajo la dirección de Antonio Medrano, comienza

el Seminario sobre Valores y Vida Humana.

La sesión de apertura tendrá lugar en el

Hotel  NH Lagasca, c/ Lagasca 64, a las 19 h.

Eduardo Arroyo, José María Ruiz, Carlos Salas, Elena Gil, Ofelia Martin-Lozano, Martín Hernández-Palacios y Antonio Peñalver  tratarán sobre el tema”Apertura del Seminario: La cuestión de los valores”.

El programa del Seminario será:

Días  25 de Febrero,

11 y  25 de Marzo,

8  y  22  de  Abril,

sendas conferencias a cargo de Antonio Medrano,

creador de YATAY Ediciones.

==============================

Programa de Conferencias impartidas por ANTONIO MEDRANO:

día 25 de Febrero, a las 19:30 horas:

QUÉ SON LOS VALORES Y CUÁL ES SU FUNCIÓN.

La importancia de los valores en la vida humana.

día 11 de Marzo, a las 19:3o horas:

VALORES Y CONTRAVALORES: UN PERMANENTE CONFLICTO.

La crisis del mundo actual y el avance de los contravalores.

día 25 de Marzo, a las 19:30 horas:

LOS TRES VALORES SUPREMOS: VERDAD, BIEN y BELLEZA.

El Ser como centro principio inspirador de los valores.

día 8 de Abril, a las 19:30 horas:

VALORES BÁSICOS PARA LA VIDA, SU FUERZA CONSTRUCTIVA Y LIBERADORA.

Los fundamentos de la cultura y de la convivencia.

día 22 de Abril, a las 19:30 horas:

LA AFIRMACIÓN Y REALIZACIÓN DE LOS VALORES EN LA VIDA COTIDIANA.

Algunos valores capitales para el desarrollo personal.

=======================================

el día  6 de Mayo, a las 19 horas:

Javier Esparza y Alberto Zunzunegui hablarán sobre

“Función de los valores en la regeneración de la sociedad española”

y…  finalmente, clausura del Seminario, precedida

de intervenciones de varios ponentes.

Nota de JRANIA:  Este post está copiado del blog amigo URANIA

Ser… o No ser Blanco… ó Negro Amigo… ó Enemigo

10 de febrero de 2010

Al parecer toda existencia se manifiesta de forma bipolar: Arriba- Abajo;   Bien-Mal;    Luz — Obscuridad, etc…

En las poblaciones de “seres humanos” que habitan el planeta Tierra, desde miles, quizás millones de años, agrupaciones de naciones humanas se posicionan enfrentadas entre sí en una relación HOSTIL… De aquí la palabra hostilidades como equivalente a guerras.    Esa contraposición no debe extrapolarse al ambito privado, es decir, a las relaciones de vecindad entre hombres y mujeres que pertenecen a un a misma comunidad racial, cultural ó religiosa.  La confusión de ámbitos puede llegar a tener gravísimas consecuencias, como veremos a continuación, gracias al esclarecimiento de ideas que nos aportan dos artículos que tomamos prestados de un blog cuya calidad se nota desde un simple vistazo.  Lo que sigue a continuación está  copiado de Círculo Identitario Nietzsche:

lunes 1 de febrero de 2010

Distinción entre amigo y enemigo como aquello que determina el concepto de lo político

Se inicia con este pequeño fragmento de la obra de Carl Schmitt, El concepto de lo político, al que seguirán otros dos más, una breve serie para reivindicar el pensamiento del politólogo alemán y para poner de manifiesto la actualidad y utilidad de algunas de sus teorizaciones en el combate en defensa de nuestro pueblo. Este primer fragmento introduce y justifica metodológicamente la distinción entre amigo y enemigo como determinante de lo político, una de las mayores contribuciones teóricas de Schmitt. El segundo servirá para establecer con precisión que es un amigo y qué un enemigo, algo que parece que hemos olvidado. En el tercero (que a diferencia de los dos precedentes sí se comentará) se explicará cómo un grupo étnico y/o religioso antagonista del nuestro puede convertirse en un enemigo político, lo cual nos obligará a hacer referencia al, no por negado menos conocido, proyecto de dominación islámica sobre nuestra nación.
____

«Si se aspira a obtener una determinación del concepto de lo político, la única vía consiste en proceder a constatar y a poner de manifiesto cuáles son las categorías específicamente políticas. Pues lo político tiene sus propios criterios, y éstos operan de una manera muy peculiar en relación con los diversos dominios más o menos independientes del pensar y el hacer humanos, en particular por referencia a lo moral, lo estético y lo económico. Lo político tiene que hallarse en una serie de distinciones propias últimas a las cuales pueda reconducirse todo cuanto sea acción política en un sentido específico.
Supongamos que en el dominio de lo moral la distinción última es la del bien y el mal; que en lo estético lo es la de lo bello y lo feo; en lo económico la de lo beneficioso o lo perjudicial, o tal vez la de lo rentable y lo no rentable. El problema es si existe alguna distinción específica, comparable a esas otras aunque, claro está, no de la misma o parecida naturaleza, independiente de ellas, autónoma y que se imponga por sí misma como criterio simple de lo político; y si existe, ¿cuál es?
Pues bien, la distinción política específica, aquella a la que pueden reconducirse todas las acciones y motivos políticos, es la distinción de amigo y enemigo. Lo que ésta proporciona no es desde luego una definición exhaustiva de lo político, ni una descripción de su contenido, pero sí una determinación de su concepto en el sentido de un criterio. En la medida en que no deriva de otros criterios, esa distinción se corresponde en el dominio de lo político con los criterios relativamente autónomos que proporcionan distinciones como la del bien y el mal en lo moral, la de belleza y fealdad en lo estético, etc. Es desde luego una distinción autónoma, pero no en el sentido de definir por sí misma un nuevo campo de la realidad, sino en el sentido de que ni se funda en una o varias de esas distinciones ni se la puede reconducir a ellas».

El concepto de lo político. Carl Schmitt. Alianza, Madrid, 2009, pág. 56.

Publicado por León Riente en 2/01/2010 10:55:00 PM 3 comentarios
Etiquetas:

unes 8 de febrero de 2010

Significado de los conceptos de amigo y enemigo en Carl Schmitt

«Los conceptos de amigo y enemigo deben tomarse aquí en su sentido concreto y existencial, no como metáforas o símbolos; tampoco se los debe confundir o debilitar en nombre de ideas económicas, morales o de cualquier otro tipo; pero sobre todo no se los debe reducir a una instancia psicológica privada e individualista, tomándolos como expresión de sentimientos y tendencias privados. No se trata ni de una oposición normativa de una distinción “puramente espiritual”. En el marco de un dilema específico entre espíritu y economía (y del cual nos ocuparemos en el ap. 8), el liberalismo intenta disolver el concepto de enemigo, por el lado de lo económico, en el de un competidor, y por el lado del espíritu, en el de un oponente en la discusión. Bien es verdad que en el dominio económico no existen enemigos sino únicamente competidores, y que en un mundo moralizado y reducido por completo a categorías éticas quizá ya no habría otra cosa que oponentes verbales. En cualquier caso aquí no nos interesa saber si es rechazable o no el que los pueblos sigan agrupándose de hecho según que se consideren amigos o enemigos, ni si se trata de un resto atávico de épocas de barbarie; tampoco vamos a ocuparnos de las esperanzas de que algún día esa distinción desaparezca de la faz de la tierra, ni de la posible bondad o conveniencia de hacer, con fines educativos, como si ya no hubiese enemigos. No estamos tratando de ficciones ni de normatividades, sino de la realidad óntica y de la posibilidad real de esa distinción. Se podrán compartir o no esas esperanzas y esos objetivos pedagógicos; pero lo que no se puede negar razonablemente es que los pueblos se agrupan como amigos y enemigos, y que esta oposición sigue estando en vigor, y está dada como posibilidad real, para todo pueblo que exista políticamente.
Enemigo no es pues cualquier competidor o adversario. Tampoco es el adversario privado al que se detesta por cuestión de sentimientos o antipatía. Enemigo es sólo un conjunto de hombres que siquiera eventualmente, esto es, de acuerdo con una posibilidad real, se opone combativamente a otro conjunto análogo. Sólo es enemigo el enemigo público, pues todo cuanto hace referencia a un conjunto tal de personas, o en términos más precisos a un pueblo entero, adquiere eo ipso carácter público. Enemigo es en suma hostis, no inimicus en sentido amplio; es πολεμιοϛ, no εχφροϛ. A semejanza de lo que ocurre también en muchas otras lenguas, la alemana no distingue entre “enemigos” privados y políticos, y ello da pie a multitud de malentendidos y falseamientos. La famosa frase evangélica “amad a vuestros enemigos” (Mt. 5, 44; Lc. 6, 27) es en original “diligite inimicos vestros”, αγαπατε τουϛ εχφρουϛ υμων, y no “diligite hostes vestros”; aquí no se habla de enemigo político. En la pugna milenaria entre el Cristianismo y el Islam jamás se le ocurrió a cristiano alguno entregar Europa al Islam en vez de defenderla de él por amor a los sarracenos o a los turcos. A un enemigo en sentido político no hace falta odiarlo personalmente; sólo en la esfera de lo privado tiene algún sentido amar a su “enemigo”, esto es, a su adversario. La cita bíblica en cuestión tiene menos que ver con la distinción política entre amigo y enemigo que con un eventual intento de cancelar la oposición entre bueno y malo o entre hermoso y feo. Y desde luego no quiere decir en modo alguno que se deba amar a los enemigos del propio pueblo y apoyarles frente a éste».

El concepto de lo político. Carl Schmitt. Alianza, Madrid, 2009, págs. 58-59.

Publicado por León Riente en 2/08/2010 09:43:00 PM 4 comentarios
Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: