Archive for the ‘Hispanidad’ Category

en un dia como el 17 de agosto de 2017….

18 de agosto de 2017

Anuncios

Carta (imaginaria) de F. Franco, 40 años después…

19 de julio de 2016

franco-aclamado-670x424

Reproducido con motivo del aniversario del 18 de julio.- Españoles todos: Hace casi 41 años, al llegar para mí la hora de rendir cuentas ante el Altísimo, me despedí de vosotros como un padre lo haría de sus hijos en el momento supremo de esa partida inevitable. Con la sinceridad que impone la perspectiva de ese viaje sin retorno, quise expresaros entonces algunas cosas que un hombre de bien no podía dejar de mencionar en ese instante definitivo: mi amor por España y mi fe en su destino.

Yo sólo fuí un servidor de España y en el altar sagrado de la Patria entregué hasta el último aliento de mi vida. No quise más honor que el servirla ni más recompensa que el verla levantada de la ruina y la discordia en que la sumieron sus enemigos. Rendí mi vida al Altísimo con el sentimiento de haber vivido como católico y español, con el norte siempre puesto en el bien de España y la prosperidad de los españoles.

Dejé el mundo sin remordimientos y con la conciencia de haber obrado bien. La España que la Divina Providencia puso en mis manos en el año 1939, después de las iniquidades y las violencias que desataron sobre ella los que soñaron derribar su gloria y mancharla eternamente con la ignominia de su traición, no era en el momento de mi humana despedida de este mundo, más que un lejano recuerdo, desdibujado por las nieblas del tiempo y relegado por las urgencias de los nuevos afanes de un país que había, tras décadas de sacrificos y esfuerzos, recuperado su lugar en el concierto de las naciones de la tierra, con la cabeza alta y las manos limpias.

Los años de paz de mi gobierno, en un mundo desgarrado por innumerables guerras, no fueron un fórmula falsa de una propaganda de régimen, sino una verdad que trajo en su fértil surco el progreso y el orden que España necesitaba y merecía después de las miserías y los dolores de una confrontación fraticida que nos puso al borde de la esclavitud y la tiranía de las que otros pueblos europeos no pudieron librarse y que aún soportaban en el momento de mi partida (y lo harían todavía durante unos años más antes de sacudirse la opresión que las ahogaba).

Una vez derrotado el enemigo interior que quiso un día uncir nuestra insigne nación al yugo de espurios designios antinacionales, me dediqué a levantar a España de su postración y construir sobre la ruinas de una tierra arrasada por la guerra civil el edificio de la nueva España, redimida de los odios y las vindictas del pasado. Más que un soldado victorioso, quise ser un obrero de la paz, antes un restaurador civil que un conquistador.

Paz, orden y progreso, esos fueron los objetivos cardinales que me fijé y la Historia no podrá desmentir los logros que obtuve en esa misión impuesta. Ningún estadista puede ser tachado de fracasado si deja su país en mejor estado que aquél en que se encontraba cuando tomó las riendas que el destino puso en sus manos.

A mi muerte, España había recuperado el lugar que le correspondía a la jerarquía de su trayectoria nacional y estaba encaminada por la buena senda. Me fui con la convicción de que “todo quedaba atado y bien atado”, dejando como legado una España en pie y añadiendo unos consejos postreros para que la obra cumplida no fuera puesta otra vez en peligro por los enemigos de España y la civilización cristiana, siempre al acecho.

Habiendo sido la defensa de los supremos intereses de la patria y el pueblo español y la salvaguarda de la unión indivisible de las tierras de España la misión de mi vida, era obligado que también a estas primordiales cuestiones se refirieran mis últimas palabras, al pediros que, aparcando intereses personales, no cejáraís en la defensa de los primordiales objetivos que todo español cabal ha de hacer suyos: fortalecer la unidad de España y alcanzar la justicia social y la cultura para todos lo hombres de España.

Hoy desde mi descanso eterno, alejado ya de las cosas humanas, y en la paz celestial que es el premio que Dios nuestro Señor me ha otorgado en recompensa a mi entrega a la obra de sanar España de sus viejas heridas y levantar la cruz de la fe frente a los negadores de Cristo, no puedo sin embargo quedar indiferente al destino de España y la suerte de los españoles.

Con dolor creciente veo que la antiEspaña que una vez pusimos de rodillas en la gloriosa jornada de nuestra Cruzada Nacional vuelve a levantar cabeza y persigue con nuevos brios la tarea de destruir España y enfrentar a los españoles. En realidad, hace ya tiempo que esta deriva destructiva viene ocupando mis pensamientos, aumentando mi inquietud y turbando mi reposo.

Existía en el tiempo de mi vida terrenal un problema espiritual en el mundo de la más extraordinaria transcendencia, constituido por el ambiente revolucionario de las masas alejadas de la creencia en Dios y obnubiladas por quimeras antinaturales que la razón condena. La lucha que llevamos a cabo una vez contra esas fuerzas destructivas fue un fenómeno pasajero, mientras que el espíritu revolucionario de las masas alimentado por teorías tan falsas como dañinas constituye el problema fundamental de la época presente, de una hondura y de una permanencia muchísimo mayor que la de cualquier conflicto bélico.

Los españoles, pueblo tan noble y valeroso como díscolo e irreflexivo, siempre presto a entregarse a quimeras y fantasías por poco que estas revistan el adecuado ropaje de una mendaz promesa y se exprese con la seductora retórica de todo lo falso, necesita de dirigentes incorruptibles y clarividentes para evitar el camino que lo aleja de manera contínua, con frenazos y retrocesos, a través de los siglos, del destino que la Historia señaló para él desde los albores de nuestra raza inmortal. De la mano de la antipatria y con el único norte de sus intereses bastardos, España vuelve a alejarse del puesto que le corresponde conforme a su Historia y que ocupó en épocas pretéritas.

Huérfano de un ideal superior que conduzca sus pasos, carente de un guía inspirado y patriótico y asediado por el rencor invencible y el odio nunca satisfecho de los enemigos de España, el pueblo español vuelve a caer en el desorden y la discordia, presa de la demagogia y los manejos disolventes de los peores elementos resurgidos de las profundidades más tenebrosas de nuestro pasado, con la anarquía como único horizonte posible y la desunión como meta proclamada.

Al pasar revista a los logros que conseguimos para España y los españoles durante los años de mi gobierno, no podemos por menos que reconocer con dolor y consternación como han sido en gran parte malogrados y echados a perder. Ante nuestra mirada se expone el resultado de décadas de malos gobiernos y prolongados errores que han llevado a España a las puertas de la ruina y a su actual insignificancia ante las naciones del mundo.

En lo fundamental, tanto como en lo accesorio, mis sucesores no han sabido mejorar la herencia recibida con su pobre desempeño, por el contrario la han dilapidado con un entusiasmo que nunca tuvieron a la hora de trabajar por el engrandecimiento de España y el bienestar de su pueblo. Cayendo de nuevo en politiquerías mezquinas y revanchismos tardíos, los nuevos dirigentes, alejados de los caminos de la Fe y la Patria, se han dedicado a derribar con ahínco cuanto han tocado con la soberbia de sus almas pequeñas y la maldad de sus mentes corrompidas. En el mejor de los casos han gobernado pensando en la semana siguiente y el peor soñando con restaurar los oscuros días del ayer.

Dando la espalda a los principios tradicionales y patrióticos que son el nervio de nuestra historia, las masas españolas se han rendido a los fáciles halagos del extremismo izquierdista por un lado y por los relucientes espejismos del capitalismo ultraliberal por el otro, y sobre esa doble impostura ha renacido la España vieja y maleada que una vez desterramos.

Parece que España hubiera agotado sus reservas espirituales y materiales al entregar el mando de la nación a los incapaces y los traidores que la han dirigido hacia donde se encuentra en este momento.

Nunca creímos nosotros en el régimen democrático liberal que acarreó a España tantos daños en el pasado y ha reeditado después de mi desaparición tantos otros. Desoyendo la autorizada voz de la experiencia, los españoles se han dejado una vez más seducir por químeras impropias al buen gobierno y rendirse ante sistemas incompatibles con el honor de nuestro nombre y de la dignidad de nuestra historia.

Nunca antes de mi gobierno, y tampoco después (ahora lo vemos), España consiguió alcanzar tantos logros en todos los ámbitos de la vida nacional, ni vivir una era de paz, orden y progreso de tal magnitud. La obra calumniosa de nuestros enemigos ha consistido, desde el mismo momento de su anticipada derrota un glorioso 18 de julio (antes de la victoria formal el 1 de abril de 1939), en socavar los cimientos del edificio levantado con su incansable labor subversiva y mentirosa.

Sin embargo, el edificio construido un día no puede borrarse de la memoria de los hombres si esa construcción fue grande y buena, y aun tirada a tierra, puede reconocerse aunque sea a través del expresivo testimonio de sus muros caidos al suelo.

Las creaciones sociales del régimen fueron muchas:

– Creación del “Auxilio Social” que llenó España de Comedores gratuitos para los más necesitados.

– Creación de la Seguridad Social Universal.

– Creación de la Pensión por Jubilación, y también la de Viudedad

– Establecimiento de la edad obligatoria de Jubilación.

– Creación de Escuelas Públicas y Gratuitas, para la enseñanza obligatoria, con el fin de erradicar el analfabetismo.

– Fomento y creación de Universidades para enseñanza superior.

– Creación de Escuelas de Formación Profesional.

– Establecimiento de una edad mínima, para el comienzo de la vida laboral.

– Establecimiento del Sueldo Mínimo Interprofesional.

– Establecimiento de fecha tope para el Contrato de Pruebas.

– Garantía de compensación económica para casos de despido improcedente.

– Creación del Estatuto de los Trabajadores que garantizaban a estos, lo ya mencionado y mucho más.

– Creación de cientos de miles de Viviendas Sociales para las clases más desprotegidas y eliminación del chabolismo.

– Creación de una clase media sólida que evitó la inestabilidad política de los siglos anteriores. Después de la catastrófica gestión de los sucesivos ejecutivos socialistas y liberales no queda gran cosa de ello.

– Un aparato industrial estratégico, que poco a poco los gobiernos diversos han ido dejando en manos extranjeras.

– Creación de una nueva industria de servicios muy lucrativa, inicialmente de transición mientras se posibilitaba el desarrollo tecnológico y la entrada de capitales y divisas: el turismo. Después de cuatro décadas años de mi desaparición, España no ha superado esa etapa.

– Un desarrollo tecnológico de primer nivel para los parámetros de esa época. Hoy en España la investigación apenas existe y en esta materia somos totalmente dependientes del exterior.

– Un sistema educativo que sacó a España de la lista de países con mayores tasas de analfabetismo. Hoy los jóvenes españoles apenas saben interpretar un texto y la educación ha retrocedido a niveles casi africanos.

– Una legislación laboral que protegía a la misma clase media de los desmanes de los políticos y del neoliberalismo. Desde la instauración de la democracia esta legislación no ha hecho más que retroceder.

Creé un gobierno de licenciados, catedráticos e ingenieros que decidían lo mejor para el país: Solís Ruiz (con 3 carreras), Navarro Rubio (Catedrático de Derecho Administrativo), Lopez Rodó (Licenciado en Economía, Derecho y Comercio), etc. Hemos visto en los tiempos recientes cómo individuos sin formación alguna, ni capacidad demostrable o siquiera historial laboral ocupaban los más altos cargos del país.

Mi gobierno sacó a España del subdesarrollo y de una situación en muchos casos casi tercermundista. Hoy el Tercer Mundo ya está instalado en nuestro país, con su cortejo inacabable de lacras de todo tipo.

Todo eso lo logré a pesar de ser España un país devastado, sin recursos y sin las reservas económicas del banco de España que se llevaron los republicanos a Rusia.

Todo ello sin apenas cobrar impuestos. No existía el impuesto sobre la Renta ni el IVA, y sin embargo el Estado disponía de más presupuesto que ahora.

Se crearon medidas de protección a los obreros, la Seguridad Social, el sistema de salud nacional (INSALUD), etc. Hoy la Sanidad Pública está en práctica bancarrota, debido al derroche de décadas de mala administración.

No existía una delincuencia que supusiera una calamidad social ni pusiera en peligro el orden público. No había mafias y el crimen organizado los españoles lo veían en las pantallas de cine. Hoy el crimen organizado constituye un fenómeno de tal envergadura que pone en peligro la seguridad no ya de los simples ciudadanos sino la del Estado mismo. La criminalidad común en España es ya una de las mayores del mundo occidental.

En la España franquista nunca se toleró la implantación de costumbres bárbaras que humillan la conciencia humana. Hoy cosas tan peregrinas como las mutilaciones sexuales o crimenes de honor son realidades cotidianas que abochornan el sagrado suelo de esta vieja nación cristiana.

Las lacras como los abusos de menores, la pedofilia, el terrorismo, no eran fenómenos masivos. Durante mi régimen la organización terrorista ETA mató a un total de 48 personas. En lo que lleva España de democracia la cifra de víctimas del terrorismo se aproxima a unos 2000.

Antiguamente cada muerto era un duro golpe para España, ahora los españoles están acostumbrando a vivir entre delincuentes, inmigrantes ilegales, mafiosos y terroristas. La muerte campa a sus anchas y nadie que no se vea afectado directamente se siente concernido.

La gente podía darse al masculino hábito del tabaco si ser perseguidos como delincuentes ni mal mirados. Hoy son las drogas de todo tipo las que envenenan a la juventud española hasta dejarla postrada en el estado de impotencia actual.

Teníamos una ley contra vagos y maleantes. Ahora es la ley que da derechos a los vagos y maleantes y los mantiene en cárceles de lujos (con ordenador, TV, gimnasio, comida halal para los musulmanes, etc.). Los delincuentes se detenían y eran juzgados eficazmente. Ahora cobran el subsidio de paro al salir de la cárcel para que no pasen necesidades antes de su siguiente ingreso en prisión.

Aguantamos muchas críticas por la emigración española a Europa en los años 60 y 70. Mi gobierno se impuso como inexcusable deber el conseguir las mejores condiciones para aquella dolorosa expatriación que muchos beneficios trajo a España por el trabajo provechoso de tantos compatriotas en tierras extranjeras. Nuestros emigrantes fueron los mejores embajadores del noble y esforzado carácter español, que contribuyó de manera significativa al desarrollo y la prosperidad de los países anfitriones. A los españoles, las autoridades de los países de destino les obligaban a llevar la cartilla de sanidad, un certificado de antecedentes penales en blanco y un contrato de trabajo ya hecho en nuestro país. Ahora la inmigración llega a España en tropel, sin control, y se dedica en gran medida a delinquir, a parasitar y a hacer la vida difícil a los españoles.

Podría seguir con la enumeración de los logros que alcanzamos y la lista de los fracasos de los herederos de mi gestión. Pero no es necesario. Pero no puedo menos que recordaros como en casi cuatro décadas de gobierno, nunca el rencor ni el deseo de venganza ocupó siquiera un instante de mi pensamiento y mi actuar. Traté por todos los medios de curar las heridas profundas de la contienda fraticida y unir a todos los españoles de bien sin distinción en la reconciliación y la esperanza, de modo que nadie hubiera nunca de sufrir el estigma de culpas que nadie ha de heredar de sus padres. Durante 40 años y aun después, gracias a la sabia labor de mi gobierno, los españoles no tuvieron que reconocerse entre ellos como los descendientes de uno u otro bando. Hemos visto en los años recientes cómo los odiadores de España intentan de manera criminal y sectaria, abrir las antiguas heridas ya cerradas y alimentar nuevas discordias, desenterrando antiguos muertos y cavando nuevas trincheras para poner frente a frente, una vez más, a los españoles.

Os prometí un día que a mi muerte os devolvería una España nueva, resurgida de sus cenizas y en la que todos pudiésemos vivir con dignidad y justicia. Morí con la certeza de haber cumplido con aquella promesa y las obras que dejé a mis espaldas testimonian de cuanta verdad es aquella de que mi gobierno fue mucho más social y progresista que el régimen de pobreza moral, deterioro material y retroceso social, que actualmente usurpa el poder y le roba a los españoles el destino que corresponde a su valía y sus méritos reales.

A través de esta breve exposición de algunos de los muchos logros de mi régimen, su comparación con lo que ha surgido después no deja lugar a dudas acerca de la superioridad de nuestra acción de gobierno ante la degradación casí universal de todo cuanto conseguimos un día.

Pensé que mi muerte no supondría la pérdida de todo lo que habíamos conseguido juntos. Pero eso no ha sido así. Los gobiernos de la democracia sólo han permitido acabar con aquella paz y prosperidad tan arduamente edificada y han dejado que el desgobierno, la ineptitud, la delincuencia, la inmigración masiva, la corrupción, se enseñoreen del país y se extiendan como una plaga.

Quiero creer, sin embargo, que estos difíciles momentos serán sólo un triste y doloroso intermedio ante de retornar a la senda de la grandeza y la justicia, el preludio de un nuevo renacer para España, pues no nos es dado a los que ponemos toda nuestra confianza en el Altísimo desesperar de esta nación llena de gloria, pero caída en la mediocridad y la decadencia por haberse apartado de los caminos de la Fe y la Patria, entregando el tesoro de las riquezas morales y espirituales españolas a ineptos y conspiradores guiados por bajos sentimientos y oscuros designios.

Mis últimas palabras será para pediros que depongais toda actitud de resignación y renuncia, que no os entregéis al desánimo ni al derrotismo. Fuerzas ocultas todavía anidan en el corazón de los españoles decentes, energías durmientes que sólo esperan el día para salir al sol de un nuevo amanecer. Sois sin duda los más, a pesar de los esfuerzos de los que trabajan para envileceros y sumiros en la desperanza y en la noche de la esclavitud de un mundo sin Dios.

Quisimos una España fraternal, una España laboriosa y trabajadora. Una España sin cadenas, una nación sin marxismo ni comunismo destructores. Una España sin bandos políticos en constante guerra, sin preponderancias parlamentarias ni gobiernos autónomos irresponsables. Quisimos una España grande, fuerte y unida, con autoridad, con dirección y con orden. Debéis quererlo ahora vosotros también, será el primer paso a dar si no queréis eternizaros en la derrotay en la inferioridad.

Trabajad con honradez y tesón, alejados de todo egoismo sectario e intrigas estériles para hacer un país próspero y devolver a España su lugar en el mundo. Bajo el mando que la Divina Providencia puso en mis manos un día, fuimos grandes y fuertes, confiados en la justicia de nuestra causa y entregados a la tarea inexcusable de la recuparación nacional, fuente de tantos desvelos en la adversidad como de alegrías en la victoria. La Patria brilló entonces con un fulgor que le había sido negado durante mucho tiempo. Lo que fue un día posible por el sacrificio de tantos españoles en el frente de batalla como en el frente del trabajo, unas nuevas generaciones están llamadas a reeditarlo, repitiendo aquellas hazañas y reconquistando lo pérdido. A esta llamada que surge desde las entrañas de la Patria, los españoles de bien dirán “¡Presentes!”

¡Españoles! En vuestra manos está el salir de la mala senda de la desunión y la confrontación entre compatriotas. Os pido una vez más que os unaís a mí como en tantas ocasiones anteriores para gritar juntos nuestro amor a España.

¡Viva España! ¡Arriba España!

Texto escrito por B.D.

Ver video: El pueblo español da su último adiós a Franco.
===
FUENTE:

CARTA (imaginaria) DE FRANCO A LOS ESPAÑOLES

===

16 JULIO 1212 – 16 JULIO 2012 : BATALLA DE LAS NAVAS DE TOLOSA

8 de julio de 2012

El Ayuntamiento de La Carolina (Jaén) se queda casi solo en la celebración de la victoria militar de las tropas cristianas sobre las musulmanas en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

…en las Navas de Tolosa, cuatro reyes (Alfonso VIII de Castilla, Sancho VII de Navarra, Pedro II de Aragón y Alfonso II de Portugal) se jugaron la vida en la lucha contra el invasor islámico.

Solamente la Comunidad Foral de Navarra colabora en la celebración de los actos programados para conmemorar la victoria que supuso el principio del fin de la Reconquista. Y es que ni la Junta de Andalucía, ni la Diputación Provincial de Jaén, ni el Gobierno central se han preocupado de la celebración sobre el terreno de la trascendental batalla.

(LA GACETA)

A diferencia de muchos  políticos de hoy que se dicen progresistas, Claudio Sánchez  Albornoz, Presidente del Consejo de Ministros de la República en el  exilio durante el franquismo, definía nuestra reconquista tal y como la  entienden de manera natural las gentes y alcaldes de nuestras comarcas manchegas  y jienenses.
Les dejo con las palabras  escritas por el viejo historiador por si algunos aprendan un poco más de la  realidad histórica de España y se dejan de fomentar chorradas varias:
“Aquellos ocho siglos  España luchó, en el nombre de Dios, para recuperarse a sí misma, es decir, para  reafirmar su propia identidad cristiana. La causa de Cristo y la de España,  empujando hacia el sur espada en mano, con la cruz alzada, se habían hecho una  sola.
Y «siempre en  permanente actividad colonizadora, siempre llevando hacia el Sur el romance  nacido en los valles septentrionales de Castilla, siempre propagando las  doctrinas de Cristo en las tierras ganadas con la espada, siempre empujando  hacia el Sur la civilización que alboreaba en los claustros románicos y góticos  de catedrales y cenobios, siempre extendiendo hacia el mediodía las libertades  municipales, surgidas en el valle del Duero, y siempre incorporando nuevos  reinos al Estado europeo, heredero de la antigüedad clásica y de los pueblos  bárbaros, pero tallado poco a poco, por obra de las peculiaridades de nuestra  vida medieval, en pugna secular con el Islam» .
La divisa hispana en  estos siglos fue lógicamente Plus ultra, más allá, más allá siempre…  “
(EL SEMANAL DIGITAL)
===
Nota de JRANIA: En el post de Intereconomia.com se publica un comentario, firmado por  Morkanar,  en el que se da noticia de las celebraciones programadas en La Carolina los dias 13, 14, 15  y 16 de Julio:

Este es el programa del ayuntamiento para la celebración del 800 aniversario de la Batalla:

Viernes 13 de julio:

20 h.: Pasacalles de Música Medieval y Caballeros y Damas ataviados. 20:30 h.: inauguración del Mercadillo Medieval. 21 h.: descubrimiento de placas de las calles Alfonso VIII y Sancho VII. 21:30 h.:: exhibición de Cetrería y Vuelo de Aves Rapaces. 22:30 horas: Música Medieval.

Sábado 14 de julio:

10:30 h.: pasacalles de los Recreadores de la Batalla. De 12:00 h. a 14:30 h.: talleres de esgrima, arquería y teatrillos en los campamentos y en la plaza. A las 13 h.: sorteo especial de verano de la Lotería Nacional en conmemoración del VIII Centenario de La Batalla de Navas de Tolosa. De 12:30 h. a 13:30 h.: Torneo de Arqueros para recreadores. De 13:30 h. a 14:30 h.: Torneo de Esgrima para recreadores. A las 20 horas: recreación de la Batalla de las Navas de Tolosa. A las 22 h.: Presentación del Himno de Las Navas de Tolosa.

Domingo 15 de Julio:

9:30 horas: recibimiento de la Cofradía de Ballesteros de la Veracruz de Vilches. 10:30 h.: ofrenda de laurel a la Santa Cruz. 10:45 h.: Pasacalles de la Hermandad de la Virgen del Carmen. 13:00 h.: misa en Honor a la Virgen del Carmen y Ntra. Sra. de Las Navas de Tolosa. 20:30 h.: Recreación de la Batalla. 21:30 h.: Procesión de la Virgen del Carmen.

Lunes 16 de Julio:

.9:00 horas: misa de campaña oficiada por el Obispo de Jaén. 10:30 h.: Inauguración del Monumento Conmemorativo del VIII Centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa. Desfile militar a cargo de la Compañía de Honores y de la Banda de Guerra de la Brigada de Infantería «Guzmán el Bueno». 11:45 h.: izado de Bandera en el Monumento a la Batalla de Navas de Tolosa. Exhibición Aérea a cargo del Batallón de Helicópteros de Ataque I. 13 h.: Acto Institucional de Entrega de las Llaves y Medallas de Honor de Las Navas de Tolosa. 20:30 h.: Jura de Bandera y Homenaje a los Caídos.

En otras palabras, 4 días de paripé y majaderías, payasos disfrazados jugando con espadas y arcos, procesiones de vírgenes, misas castrenses y desfiles militares ¿alguna conferencia con historiadores de prestigio? ¿Alguna actividad cultural seria como visitas a museos? ¿Alguna ayuda económica para la investigación arqueológica de la Batalla? Se ve que para la cultura no hay sitio en estas celebraciones.
Esta es la historiografía de la derecha, misas, desfiles y disfraces, las excavaciones, la investigación y el análisis critico del pasado, en otras palabras, la cultura por lo que se ve es patrimonio de la izquierda.

Acoso contra el Valle de los Caidos

27 de febrero de 2010

De radiocristiandad copiamos el siguiente post:

AVISO IMPORTANTE: Desde el 23 de noviembre de 2009 Patrimonio Nacional ha cerrado a la visita pública la Basílica del Valle de los Caídos por “obras de conservación”, permaneciendo únicamente abierto el recinto y el Primer Vestíbulo de la Basílica (espacio de tienda-librería). Durante el periodo de cierre la entrada será gratuita (para el recinto y el Primer Vestíbulo). Quien, en estos días, quiera visitar el Valle de los Caídos, tan sólo podrá acceder a la Basílica entre las 10.30h y las 12.00h durante la celebración de la Misa de las 11.00. Avisamos que esta visita a la Basílica no puede ser completa, ya que el acceso al crucero está prohibido. Al finalizar la Misa deberán abandonar la Basílica. Más información en los teléfonos 918905611 y 918901398.”

Así rezaba el anuncio oficial de la Abadía en su página web.

Durante la mayor parte de enero-febrero de 2010 la misma ha permanecido cerrada, con la excusa oficial de obras por temor a desprendimientos.

En relación con lo anterior, hay que recordar que, en años anteriores, el Centro de Estudios Sociales había sido clausurado por el Gobierno y las “Conversaciones en el Valle”, organizadas por los Amigos del Valle y que de alguna forma tomaron el relevo de la cercenada anterior misión fundamental de la Abadía, voluntariamente se trasladaron hace tres años a locales del CEU en Madrid. El año pasado la Fundación Francisco Franco eludió celebrar la tradicional misa del 20 N. Desde hace tiempo, el Gobierno impedía también, a través de la Guardia Civil, el acceso al lugar a quienes portasen la bandera española, en clara restricción anticonstitucional y que dejaba en pésimo lugar a la Benemérita; únicamente unas pocas denuncias se han presentado contra este ignominioso hecho. Todas estas cesiones alentaron, sin duda, la ofensiva que pretendía ser la última.

Las supuestas obras de conservación finalizaron rápidamente (de hecho antes de empezar), pues únicamente se limpiaron los mosaicos de la bóveda (ennegrecidos por la bomba del GRAPO del 7 de abril de 1999, en Pascua de Resurrección, exactamente a las 04,31 horas); con ocasión de esta limpieza se levantó una polémica con el pretexto de que en los mosaicos de la cúpula había unas (pequeñas y muy poco visibles) banderas de Falange y otra del Requeté. También, y dentro de la mayor confusión y aleatoriedad, la mayor parte de ese tiempo no ha sido posible entrar al Valle (a casi ningún lugar del mismo), salvo a la hora de misa.

Don Anselmo, el Abad, preguntó repetidas veces a las autoridades si la prohibición era por obras o por otra razón, sin recibir respuesta.

Durante casi dos meses la situación general ha sido:

– La entrada al Valle era gratuita, cegándose al Valle una de sus fuentes de ingresos fundamentales. En coincidencia con esto, no existe partida presupuestaria en 2010 para el Valle de los Caídos.

– Se podía llegar en coche a la explanada y entrar hasta la tienda de recuerdos, pero nada más. Las puertas de la Basílica se abrían todos los días a las 10,45, para asistir a la Misa diaria de 11, y se cerraban  a su terminación; pudiéndose ocupar sólo los bancos de la nave principal y no los de los dos brazos de la Cruz, sin poderse pasar a la tumba de José Antonio y mucho menos a la de Franco, que está detrás del altar, porque unos gruesos cordones lo impiden. En ocasiones la comunión se ha dado por encima de dichos cordones.

NO se puede rendir culto, es decir, por ejemplo NO, se puede entrar en la capilla del Santísimo y hacer oración. Esto es una violación flagrante de la libertad religiosa que garantiza la Constitución de 1978. La Basílica es cerrada al terminar la misa tras sacar al pueblo del templo, lo cual es ILEGAL porque no hay obras y no se puede clausurar un templo sino hay un motivo para ello.

– El funicular y el acceso a la panorámica desde la base de la Cruz está cerrado (ya desde hace tiempo).

– No se han permiten actividades tipo congresos o seminarios en la Abadía (otra de las escasas fuentes de financiación del Valle), aunque el comedor-restaurante ha permanecido abierto; de hecho se puede comer en la hospedería por 10€ de lunes a viernes y 11€ los festivos y fines de semana.

– La escolanía ha desarrollado sus actividades normales, pero para los padres de los alumnos la situación ha creado inquietud.

Se ha sabido que durante la segunda semana de febrero el Subsecretario de Interior (¿Justo Tomás Zambrana Pineda?) se reunió con el Abad y, en una tensísima entrevista, trató de forzar a la comunidad benedictina, con amenazas, a que abandonara El Valle inmediatamente “por las buenas”, ya que si no lo hacían así, desde instancias más elevadas se tomarían medidas drásticas para que la salida se llevase a efecto de forma inmediata.

Ante la gravedad de la situación, y dado que el Jefe del Estado y las autoridades eclesiásticas españolas prácticamente se desentendieron del tema (a pesar de que se da la circunstancia que el Arzobispo de Madrid es a la vez presidente de la CEE), en círculos privados se puso en marcha una intensa actividad encaminada a detener semejante atropello. Un equipo de arquitectos, abogados y empresarios, que colaboran desinteresadamente en la Fundación de la Santa Cruz -presidida por Iñigo Susaeta- elaboró una serie de informes que desde el punto de vista jurídico, canónico y arquitectónico ponían de relieve la arbitrariedad de la actuación del Gobierno. Simultáneamente, se pusieron los hechos en conocimiento del Vaticano (Secretaría del Santo Padre), dada la condición de Basílica Pontificia del lugar, parar solicitar su urgente intervención en el asunto. La publicación, el 15 de febrero, en el diario ABC del artículo de Juan Manuel de Prada ( Episodios de cristofobia, abc.es/20100215/opinion-firmas/episodios-cristofobia-20100215.html ), un hombre próximo a la Curia romana, puso en alerta a la opinión pública y forzó al Ministerio de Presidencia a reconsiderar su postura, abriendo la puerta a una posible reapertura del Valle, que tendría lugar a primeros de marzo. Solo así, al parecer, se consiguió frenar el desahucio.

Durante la tercera semana de febrero, aparentemente, el Gobierno (Ministerio de la Presidencia) ha garantizado a la Comunidad Benedictina que todo volverá a la normalidad a partir del próximo uno de marzo.

Es curioso que esta situación haya coincidido con la presunta, y muy difundida en la prensa, caída en desgracia María Teresa Fernández de la Vega.

El sábado día 20 se liberalizó bastante la situación, pudiéndose deambular por El Valle (Hospedería, etc), a pesar de la importante presencia de la Guardia Civil (quizás ante la solicitud “en la red”, luego desconvocada, de asistencia masiva a la misa; los fieles fueron un centenar).

Varios colectivos patriotas mantuvieron una reunión el pasado 18 de febrero al objeto de estudiar la aplicación que el Gobierno Socialista está haciendo de la Ley de Memoria Histórica y han tomado la decisión de constituir una Plataforma Conjunta integrada por cuantos colectivos quieran adherirse a la misma. Convocan una reunión para el próximo día 4 de Marzo a la que invitamos a todas las organizaciones que deseen ayudar en este esfuerzo. Contacto: a través la siguiente dirección de correo electrónico… correopatriotas@gmail.com .

En todo caso, y sin olvidar la conocida táctica marxista de dos pasos adelante y uno atrás, se ha estado a punto de ver cierre de El Valle. Y es de temer que la amenaza vuelva, con más fuerzas, en un futuro próximo, máxime tras este frustrante encontronazo con la Santa Sede, además de continuar el acoso económico y de todo tipo a la Abadía.

ANEXO LEGISLATIVO (Las “notas” son del autor)

El Caudillo incorporó El Valle de los Caídos al Patrimonio Nacional. El actual jefe del Estado, al hacerse cargo del Patrimonio Nacional (Reales Sitios más otros), no aceptó la gestión el Valle de los Caídos. De esta forma, aun siendo propiedad de la Nación, no pasó a depender íntegramente del Patrimonio Nacional, quedando su gestión en manos del Gobierno. El actual designó a la Vicepresidenta primera, Fernández de la Vega,  como responsable del Valle.

Ley de 7 de marzo de 1940 , por la que se establece a la plenitud de su tradicional significación los bienes constitutivos del antiguo Patrimonio de la Corona.

JEFATURA DEL ESTADO (…) DISPONGO

Artículo primero .-

Bajo el nombre de «Patrimonio Nacional» constituirán un todo o unidad jurídica indivisible, que se regirá por lo dispuesto en esta Ley, los bienes siguientes:

Primero.- El Palacio de Oriente y Parque del Campo del Moro.

(…)

Séptimo.- El Palacio de la Almudaina y jardines en Palma de Mallorca (Baleares)

NOTA: El Valle de los Caídos no aparecía incluido aunque ya se había promulgado en 1939 un Decreto específico que simplemente señalaba la prevista construcción de un “Monumento Nacional a los Caídos”.

No obstante, en el último apartado de éste primer artículo, se dejaba la puerta abierta a la futura incorporación de ese Monumento a los Caídos (aún “no-nato”, por así decirlo) al régimen administrativo del organismo “Patrimonio Nacional”.

Octavo.-Aquellos otros bienes menores no mencionados , pertenecientes al Patrimonio y los que en lo sucesivo pudieran resultar de la pertenencia de dicho Patrimonio, o fuesen incorporados al mismo .

Artículo tercero.-

Se comprenderán, asimismo, en el Patrimonio Nacional los Patronatos sobre:

La Iglesia y Convento de la Encarnación, el Convento de las Descalzas Reales, la Real Basílica de Atocha, El Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Monasterio de Las Huelgas, de Burgos (…) y los demás Patronatos y derechos honoríficos que no se hallen extinguidos o caducados, aun cuando se haya interrumpido su ejercicio.

Artículo quinto.-

Los bienes que integran el Patrimonio Nacional, cuya propiedad corresponde al Estado, son inalienables e imprescriptibles, y no podrán sujetarse a ningún gravamen real ni a ninguna otra responsabilidad.

Artículo sexto.-

Los bienes que integran el Patrimonio Nacional quedan adscritos en la parte en que sean adecuados al uso y servicio del Jefe del Estado (…)

Artículo séptimo.-

Para que cumplan adecuadamente su fin, constituirán una unidad económica con subsistencia propia.

Artículo octavo. –

Corresponderá al Jefe del Estado el ejercicio de los derechos correspondientes a los Patronatos que forman parte del Patrimonio Nacional .

NOTA: En relación con el Artículo Tercero, derechos de Patronato sobre esos edificios religiosos atribuidos a la figura del “Rey de España” de forma permanente en calidad de JEFE DEL ESTADO, independientemente de qué monarca. En consecuencia los derechos de Patronato los ostentó Franco y habrían de pasar íntegramente a su futuro sucesor. Por lo cual se deduce que:

– En primer lugar, ese futuro “Monumento Nacional a los Caídos”, al encuadrarse dentro ésta Ley en virtud de lo que dispone su art. 1º apartado 8º, quedaría asignado también al Patrimonio Nacional.

– Y en segundo lugar, al ser el susodicho Monumento también de naturaleza fundacional RELIGIOSA, quedaría BAJO EL PATRONATO DEL JEFE DEL ESTADO, en virtud de lo que dispone el art. 3º de ésta misma Ley.

Artículo decimosexto.-

Por la Presidencia del Gobierno se dictarán las disposiciones necesarias para el cumplimiento de esta Ley.

FRANCISCO FRANCO

NOTA: Por el último artículo de ésta Ley cual queda claro que, independientemente de los derechos de Patronato que sobre los edificios que integran el Patrimonio Nacional se atribuyen a la Jefatura del Estado, corresponde a la PRESIDENCIA DEL GOBIERNO desarrollar toda la reglamentación que, a posteriori, tenga que ver con el propio organismo “Patrimonio Nacional”. Contando con ello se puede comprender la situación actual.

——————————————————————————————————————–

Decreto-Ley de 23 de Agosto de 1.957, por el que se establece la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos (Boletín Oficial del Estado nº 226, de 5 de Septiembre de 1.957, páginas 834 y 835)

I. DISPOSICIONES GENERALES. JEFATURA DEL ESTADO. EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La Fe religiosa de nuestro pueblo, el sentido profundamente católico de la Cruzada (…) exigen que el Monumento Nacional a los Caídos (…) sea (…) también un lugar de oración y de estudio donde a la vez se ofrezcan sufragios por las almas de los que dieron su vida por su Fe y por su Patria…

(…) desarrollo de una política guiada por el más elevado sentido de unidad y hermandad entre los españoles . Este ha de ser, en consecuencia, el Monumento a todos los Caídos, sobre cuyo sacrificio triunfen los brazos pacificadores de la Cruz.

(…) resultaba indispensable la colaboración de una Orden religiosa que se obligase a mantener el culto religioso y los sufragios en el Valle de los Caídos … es llegado el momento de crearuna Fundación que, colocada bajo el Alto Patronato del Jefe del Estado , ejerza la titularidad del Monumento con todos sus bienes y pertenencias, asegure su conservación, y vele por el cumplimiento de los fines religiosos y sociales a que está destinado …

DISPONGO

Artículo Primero.-

Se crea la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Sus fines serán rogar a Dios por las almas de los muertos en la Cruzada Nacional, impetrar las bendiciones del Altísimo para España y laborar por el conocimiento e implantación de la paz entre los hombres .

Artículo Segundo.-

La Fundación tendrá plena personalidad jurídica para administrar su bienes , con la única limitación de que las rentas habrán de ser invertidas, necesariamente, en los fines fundacionales.

Su Patronato y representación corresponde al Jefe del Estado. Éste Patronato, al igual que los Patronatos a que se refiere la Ley de 7 de marzo de 1.940, queda integrado en el Patrimonio Nacional .

NOTA: Queda claro en esta Ley que la TITULARIDAD DEL PATRONATO del Valle de los Caídos corresponderá, inseparablemente y por su propia naturaleza, a la JEFATURA DEL ESTADO, pero no sólo en la persona sino en la propia institución en sí, pues QUEDA INTEGRADO EL PATRIMONIO NACIONAL. Queda así bien diferenciado lo que es una TITULARIDAD de la Jefatura del Estado, y una ADMINISTRACIÓN reglamentada de la Presidencia del Gobierno.

Artículo Quinto.-

La nueva Abadía habrá de asumir las siguientes obligaciones mínimas:

a) Mantener el culto con todo el esplendor que la Iglesia recomienda, con cargas especiales para ciertos días.

b) Dirigir y adiestrar una escolanía que contribuya a la mayor solemnidad de las celebraciones litúrgicas.

c) Dirigir el Centro de Estudios Sociales , con su Biblioteca, publicaciones, becarios y pensionados.

g) Celebrar en sus locales tandas de ejercicios espirituales .

i) Cuidar de la Hospedería y atender a los huéspedes.

NOTA: La Abadía benedictina ha venido cumpliendo fielmente con las obligaciones señaladas en los apartados a) y b) entendemos que s mismas. También la c) hasta que se le prohibió hacerlo. Pero, a partir de un determinado momento, el Estado Español y sus correspondientes autoridades administrativas han venido poniendo -antijurídicamente y a través del propio organismo “Patrimonio Nacional ”- todas las trabas posibles para el efectivo cumplimiento no sólo de las obligaciones g) e i), sino también las obligaciones a) y b).

Por lo tanto, el “Patrimonio Nacional” estaría incurriendo:

– En un posible delito CONTRA LA LIBERTAD RELIGIOSA (Artículos 1.2, 2.1, 2.2 y 3.1 de la vigente Ley Orgánica 7/1980, de 5 de julio; y el art. 522 del vigente Código Penal) con la finalidad de impedir a la Abadía y a sus propios miembros el cumplimiento de las obligaciones a), b) y g) anteriormente señaladas, tanto en la Basílica como en la Hospedería (que tiene su propia Capilla).

– En un posible delito de PREVARICACIÓN, pues estaría adoptando a sabiendas medidas INJUSTAS Y ARBITRARIAS (art. 404 del Código Penal) por propia iniciativa o por indicación superior.

– En un posible delito de DEJACIÓN DE FUNCIONES (art. 409 del Código Penal) por promover tanto el abandono del cuidado de la Hospedería como el impedimento al servicio público que ésta ofrece (alojamiento y comida).

Artículo Sexto.-

En tanto en cuanto cumpla fielmente las anteriores obligaciones, la Abadía Benedictina tendrá derecho a permanecer en la Fundación y a recibir, para el cumplimiento de sus fines fundacionales, los productos de sus bienes.

FRANCISCO FRANCO

——————————————————————————————————————-

CARTA APOSTÓLICA SALUTIFERAE CRUCIS de S.S. JUAN XXIII con la que se eleva al honor y dignidad de Basílica Menor la Iglesia de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

(Tercer párrafo) … En consecuencia, consultada la Sagrada Congregación de Ritos, con pleno conocimiento y con madura deliberación y con la plenitud de nuestra potestad apostólica, en virtud de estas Letras y a perpetuidad , elevamos al honor y dignidad de Basílica Menor la iglesia llamada de Santa Cruz del Valle de los Caídos, sita dentro de los límites de la diócesis de Madrid, añadiéndola todos los derechos y privilegios que competen a los templos condecorados con el mismo nombre. Sin que pueda obstar nada en contra . Esto mandamos, determinamos, decretando que las presentes Letras sean y permanezcan siempre firmes, válidas y eficaces y que consigan y obtengan sus plenos e íntegros efectos y las acaten en su plenitud aquellos a quienes se refieran actualmente y puedan referirse en el futuro ; así se han de interpretar y definir; y queda nulo y sin efecto desde ahora cuanto aconteciere atentar contra ellas, a sabiendas o por ignorancia, por quienquiera o en nombre de cualquier autoridad.

Dado en Roma, junto a San Pedro, bajo el anillo del Pescador, el día siete del mes de abril del año mil novecientos sesenta , segundo de nuestro Pontificado.

——————————————————————————————————————–

ACUERDOS ENTRE EL ESTADO ESPAÑOL Y LA SANTA SEDE , de 3-I-1979 (“CONCORDATO” VIGENTE)

ACUERDO I. Artículo Primero.-

1. El Estado Español reconoce a la Iglesia Católica el derecho de ejercer su misión apostólica y le garantiza el libre y público ejercicio de las actividades que le son propias y en especial las de culto, jurisdicción y magisterio.

5. Los lugares de culto tienen garantizada su inviolabilidad con arreglo a las Leyes. No podrán ser demolidos sin ser previamente privados de su carácter sagrado. En caso de su expropiación forzosa será antes oída la Autoridad Eclesiástica competente.

6. El Estado respeta y protege la inviolabilidad de los archivos, registros y demás documentos pertenecientes a la Conferencia Episcopal Española, a las Curias Episcopales, a las Curias de los Superiores Mayores de las Órdenes y Congregaciones religiosas, a las Parroquias y a otras Instituciones y Entidades eclesiásticas.

ACUERDO II. (…) el patrimonio histórico, artístico y documental de la Iglesia sigue siendo parte importantísima del acervo cultural de la Nación; por lo que la puesta de tal Patrimonio al servicio y goce de la sociedad entera, su conservación y su incremento, justifican la colaboración de Iglesia y Estado.

Artículo Decimoquinto.-

La Iglesia reitera su voluntad de continuar poniendo al servicio de la sociedad su patrimonio histórico, artístico y documental y concertará con el Estado las bases para hacer efectivos el interés común y la colaboración de ambas partes, con el fin de preservar, dar a conocer y catalogar este patrimonio cultural en posesión de la Iglesia, de facilitar su contemplación y estudio, de lograr su mejor conservación e impedir cualquier clase de pérdidas en el marco del artículo 46 de la Constitución.

NOTA: Dentro de la BASÍLICA rige el Derecho Canónico al ser un Templo católico elevado a tal categoría por una decisión Papal, que además tiene aparejados DERECHOS Y PRIVILEGIOS VIGENTES A PERPETUIDAD, quedando así “nulo y sin efecto desde ahora cuanto aconteciere atentar contra ellas, a sabiendas o por ignorancia, por quienquiera o en nombre de cualquier autoridad ”.

-Según los Acuerdos Estado Español-Santa Sede, la Basílica y el anexo Monasterio de la Abadía tienen garantizadas su inviolabilidad, por lo que ni Patrimonio Nacional ni el Gobierno pueden “exigir” en ningún momento a los monjes que abandonen el recinto.

– Pero es que además, dicha Basílica alberga una serie de criptas funerarias subterráneas bajo la Basílica, que en caso de que por parte de una autoridad civil (Patrimonio Nacional) se pretendiera manipularlas, alterarlas o dañarlas, también estaría incurriendo en un ilícito penal contemplado en el art. 522 del vigente Código Penal, referido a “el respeto debido a la memoria de los muertos”, también englobado dentro de los Delitos contra la Libertad Religiosa.

Ley 23/1982, de 16 de junio, Reguladora del Patrimonio Nacional (VIGENTE)

Artículo Primero.

El Consejo de Administración del Patrimonio Nacional se configura como una Entidad de Derecho Público, con personalidad jurídica y capacidad de obrar, orgánicamente dependiente de la Presidencia del Gobierno y excluida de la aplicación de la Ley de Entidades Estatales Autónomas. Son sus fines la gestión y administración de los bienes y derechos del Patrimonio Nacional.

NOTA: Queda así patente que el organismo “Patrimonio Nacional” depende directamente del Ministerio de la Presidencia.

Artículo Segundo.

Tienen la calificación jurídica de bienes del Patrimonio Nacional los de titularidad del Estado afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real Familia para el ejercicio de la alta representación que la Constitución y las leyes les atribuyen.

Además se integran en el citado Patrimonio los derechos y cargas de Patronato sobre las Fundaciones y Reales Patronatos u que se refiere la presente Ley.

Artículo Cuarto.

Integran el Patrimonio Nacional los siguientes bienes:

(… no aparece indicado El Valle )

•  8. Las donaciones hechas al Estado a través del Rey y los demás bienes y derechos que se afecten al uso y servicio de la Corona.

NOTA: En tanto en cuanto no quedara el Valle de los Caídos lo suficientemente integrado dentro el Patrimonio Nacional por medio de la Ley de 7 de marzo de 1940, con éste apartado 8 se sobreentiende que al ser la Jefatura del Estado- por sí misma- la ostentadora de los derechos de Patronato fundacional sobre aquél, por medio de ésta nueva Ley de 1982 lo que se pretende realizar claramente, Y DE FORMA MALICIOSA, es una diferenciación entre los antiguos monumentos construidos por decisión, llamémosla, “monárquico-dinástica”, y entre el monumento de Cuelgamuros, al ser construido en un Régimen “no monárquico”; por lo que, al aplicársele – a modo de pirueta legal – NO LA CONSIDERACIÓN DE “PATRONATO DEL JEFE DEL ESTADO” – independientemente de su formulación política en la Historia – sino la de un “PATRONATO DE ORIGEN NO-MONÁRQUICO-DINÁSTICO”, es por lo que se señala en este apartado que el Rey podría “donar” al Estado el Valle de los Caídos, como si éste no formara ya parte del Patrimonio. Pero la verdadera razón se verá un poco más adelante

Artículo Quinto.

Forman parte del Patrimonio Nacional los derechos de Patronato o de Gobierno y administración sobre las siguientes Fundaciones, denominadas Reales Patronatos:

•  1. La Iglesia y Convento de la Encarnación.

(… no aparece indicado El Valle )

NOTA: Respecto a éste artículo, también le sería de total aplicación el comentario anterior.

Artículo Séptimo.

1. El contenido de los derechos de Patronato a que se refiere el artículo quinto s erá el determinado en sus cláusulas fundacionales y, en caso de insuficiencia de las mismas, comprenderá con toda amplitud las facultades de administración de las Fundaciones respectivas. El Protectorado sobre dichas Fundaciones corresponde al Rey con las facultades que le atribuyen las disposiciones vigentes.

Artículo Octavo.

Corresponde al Consejo de Administración:

•  a) La conservación, defensa y mejora de los bienes y derechos del Patrimonio Nacional.

•  b) El ejercicio de los actos de administración ordinaria que sean necesarios para la adecuada utilización de los bienes.

NOTA: Respecto a éste artículo, y en posible relación con el delito de DEJACIÓN DE FUNCIONES que se apuntaba anteriormente, podría atribuirse al organismo “Patrimonio Nacional” la comisión de OTRO DELITO MÁS, en este caso un DELITO SOBRE EL PATRIMONIO HISTÓRICO, contemplado en los artículos 321 y 322 del Código Penal, señalando el primero los supuestos tipificados de “derribo, grave alteración de edificios singularmente protegidos por interés histórico, artístico, cultural o monumental” – con pena de cárcel de hasta 3 años – y señalando el segundo el supuesto tipificado de aquella “autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, haya informado favorablemente proyectos de derribo o alteración de edificios singularmente protegidos” – con pena de prisión de hasta dos años -.

•  k) La propuesta al Gobierno de desafectación de bienes muebles e inmuebles del Patrimonio Nacional, cuando éstos hubiesen dejado de cumplir sus finalidades primordiales. En ningún caso podrán desafectarse los bienes muebles o inmuebles de valor histórico-artístico.

NOTA: Es interesante apuntar que con éste apartado k) podría plantearse un supuesto en el que Patrimonio Nacional propusiera al Gobierno excluir al Valle de los Caídos de su régimen jurídico-administrativo, es decir, de la jurisdicción que sobre aquél ejerce en base a ésta Ley, argumentándose que en ya que ningún miembro de la familia Real lo ha vuelto a pisar jamás desde el 20 de Noviembre de 1976, no se le puede considerar “ afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real Familia para el ejercicio de la alta representación que la Constitución y las leyes les atribuyen”, según se indica dice el artículo 2º.

DISPOSICIONES FINALES.

Tercera.

1. Las funciones atribuidas al Jefe del Estado por el Decreto-Ley de veintitrés de agosto de mil novecientos cincuenta y siete, en el Patronato de la Fundación que constituye, se entenderán referidas al Consejo de Administración del Patrimonio Nacional.

NOTA: Ésta disposición ni siquiera se atreve a mentar claramente por su nombre al Valle de los Caídos, lo que constituye una IRREGULARIDAD JURÍDICA Y UN MANIFIESTO FRAUDE DE LEY:

Quedó claro que una de las FUNCIONES ATRIBUÍDAS A LA JEFATURA DEL ESTADO – COMO INSTITUCIÓN POLÍTICA, NO A LA PERSONA DE FRANCISCO FRANCO –, es la TITULARIDAD DEL PATRONAZGO sobre el Valle de los Caídos, y quedó bien diferenciado lo que es una TITULARIDAD de la Jefatura del Estado y una ADMINISTRACIÓN reglamentada de la Presidencia del Gobierno…., por lo tanto, ¿cómo es posible que por una simple Ley Ordinaria -de rango jurídico inferior al Decreto-Ley fundacional del Valle- se atribuya una TITULARIDAD inherente por su propia naturaleza a la Jefatura de Estado a un simple “Consejo de ADMINISTRACIÓN” dependiente de un Ministerio?

Hasta la promulgación de ésta Ley de Patrimonio Nacional, entre 1975 y 1981, la TITULARIDAD sobre El Valle la siguió ostentando la JEFATURA DEL ESTADO, “a título de Rey”. Pero, una vez realizada la “Transición”, el Monarca decidió pasarle al poder Ejecutivo –-es decir, al Gobierno de turno- una Titularidad que, a través de ésta Ley, suma a la ADMINISTRACIÓN que ya de por sí tenía a través del Ministerio de la Presidencia.

3. Se autoriza al Gobierno para, mediante Real Decreto, regular las materias objeto del Decreto-Ley de veintitrés de agosto de mil novecientos cincuenta y siete con las finalidades siguientes:

•  a. Adecuar la Fundación a los preceptos de esta Ley y establecer el nuevo régimen jurídico de sus bienes, disponiendo, cuando proceda, su integración en el Patrimonio del Estado.

•  b. Proveer, especialmente, al régimen jurídico de los bienes que deban quedar sometidos a la legislación aplicable sobre cementerios y sepulturas.

•  c. Proceder, en lo demás, a resolver o novar en los términos que correspondan las relaciones y situaciones jurídicas a las que se refiere el número anterior.

NOTA: tiempo después un Real Decreto del Gobierno – ya con el PSOE de Felipe González en el poder – de 25 de enero de 1984, creaba formalmente la Comisión, formada por representantes de varios organismos, PERO JAMÁS SE LLEGÓ A CONSTITUIR, NI SE REUNIÓ.

DISPOSICIONES TRANSITORIAS

Segunda. Los bienes afectados al Patrimonio Nacional con anterioridad a la entrada en vigor de esta Ley, no incluidos en la relación del artículo cuarto, se integrarán en el Patrimonio del Estado.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA.

Quedan derogadas la Ley de siete de marzo de mil novecientos cuarenta y cuantas otras disposiciones se opongan a lo establecido en la presente Ley.

NOTA: ¿Podría considerarse, en todo caso, que jurídico-administrativamente a los efectos de TITULARIDAD DEL VALLE aquí planteados, el Decreto-Ley de 23 de Agosto de 1.957 NO ESTÁ DEROGADO – sencillamente porque ésta Disposición Derogatoria no lo nombra expresamente, como sí hace con la Ley de 1940 – como mucha otra legislación del Régimen franquista aún vigente y de actual aplicación en España, y por lo tanto, todas sus disposiciones siguen en vigor, mientras no se manifieste clara y expresamente lo contrario?

Palacio de la Zarzuela, Madrid, a dieciséis de junio de mil novecientos ochenta y dos.

-Juan Carlos R.-

El Presidente del Gobierno,

COLECTIVO DIGNIDAD


A %d blogueros les gusta esto: