Archive for the ‘RAZA’ Category

Wolfgang Willrich

23 de enero de 2012

Anuncios

libros que hay que leer

23 de abril de 2011

De vez en cuando conviene refrescar las ideas con gestas heróicas y conocimientos de compatriotas cuyo Destino quiso presentarles la ocasión de vivir intensamente y la posibilidad –para algunos escogidos por la Providencia– de dar su propia vida para defender la verdad en la que creían.

Es por esto por lo que me parece necesario reproducir una información que da minutodigital sobre dos libros que tratan sobre la División Azul:

El 70 aniversario de la División Azul ya va dando sus frutos. Este año han aparecido importantes publicaciones: «Los Divisionarios. Soldados baleares en la División Azul 1941-1944» de Juan Negreira con prólogo de Carlos Caballero.

(…/…)  llega ahora con el sello del 70 aniversario, el imprescindible trabajo de Carlos Caballero Jurado en Galland Books, «La División Azul. Estructura de una fuerza de combate» cuya sinopsis recogemos:

A pesar de la amplia bibliografía que se ha consagrado, la División Azul nunca ha sido objeto de un análisis detallado en cuanto a su estructura militar. La organización interna, el equipamiento, las armas de sus distintos regimientos, batallones, grupos, compañías y baterías es el tema de esta obra. Sin conocer a fondo esos factores, comprender el alcance histórico de la gesta protagonizada por la División Azul es imposible.

===>Carlos Caballero Jurado (Ciudad Real, 1957) es licenciado en Geografía e Historia y profesor de Secundaria. Desde principio de los años 80 hasta hoy ha escrito dos decenas de libros de historia militar, algunos de los cuales han sido traducidos al inglés, el italiano y el alemán. También colabora asiduamente con artículos históricos en revistas dedicadas a temas militares generales como Defensa, Soldiers, y Legio XXI y en las dedicadas específicamente a la historia militar como Revista Española de Historia Militar y Serga. En relación con la División Azul ha publicado cuatro títulos: El Batallón Fantasma (1987), sobre los españoles que continuaron la lucha junto a Alemania tras la retirada oficial de los voluntarios españoles; Escritores en las Trincheras (1989), en colaboración con Rafael Ibáñez: un estudio sobre la bibliografía relacionada con la División Azul; Escuadrillas Azules en Rusia (1999), en colaboración con Santiago Guillén; y Morir en Rusia. La División Azul en la Batalla de Krasny Bor (2004).

===

Fuentes: http://www.historiamilitar.net/detalle.php?titulo=Baleares+en+la+guerra+de+Filipin

http://www.historiamilitar.net/detalle.php?titulo=Baleares+en+la+guerra+de+Filipinas++(1896-1898)&autor=Juan+Jos%E9+Negreira+Parets


http://losviajesdelcapitanhaddock.blogspot.com/

curzio malaparte… era alemán… ó medio-alemán

30 de junio de 2010

Días antes de su muerte, Malaparte, que era protestante y había visto su libro La Pelle incluido en el índice en 1949, se convirtió al catolicismo.
Kurt Erich Suckert
curzio malaparte
Kurt Suckert; Prato, 1898 – Roma, 1957

http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/malaparte.htm

En La piel Malaparte extiende el gran fresco de la sociedad europea que comenzó con Kaputt, donde el escenario es la Europa del Este. En este caso es Italia durante los años de 1943 a 1945; en vez de los alemanes, los invasores son en este caso las fuerzas armadas norteamericanas. El libro, que representa la triunfante inocencia norteamericana frente al fondo de la experiencia europea de destrucción y hundimiento moral, fue incorporado en el Index Librorum Prohibitorum (Índice de libros prohibidos).
http://es.wikipedia.org/wiki/Curzio_Malaparte

http://es.wikipedia.org/wiki/Index_Librorum_Prohibitorum

El Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum, en español “Índice de libros prohibidos”, también llamado Index Expurgatorius, es una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia Católica catalogó como libros perniciosos para la fe; además establecía, en su primera parte, las normas de la iglesia con respecto a la censura de los libros. El propósito de esta lista era prevenir la lectura de libros o trabajos inmorales que contuvieran errores teológicos o morales, y prevenir la corrupción de los fieles. La última edición data de 1948 y, aunque se siguieron incorporando títulos hasta 1961, una provisión de 1966 decretó que no se siguiera renovando.

‘La piel’, de Curzio Malaparte
Una obra clave en la bibliografía del provocador escritor italiano, en la colección de EL PAÍS

M. L. 10/10/2003

Curzio Malaparte (1898-1957) pertenece por méritos propios a ese restringido grupo de autores europeos del pasado siglo que aplicaron su indiscutible talento a irritar a tirios y troyanos. Un escritor que, como Céline o Drieu de la Rochelle, por ejemplo, atrajo las iras y descalificaciones de la gran mayoría de los intelectuales de su tiempo. Sin embargo, su vida y su obra son lo suficientemente extremas y complejas como para evitar descalificaciones apresuradas. Malaparte se afilió en los años veinte al emergente Partido Fascista italiano, si bien en la Primera Guerra Mundial había combatido con el Ejército francés y su Legión Extranjera. Fue expulsado de la organización por su temprana, e insólita entonces, crítica a la ortodoxia mussoliniana. Como corresponsal de guerra irritó también a los alemanes y después a los norteamericanos. Al final de su vida declaró públicamente su simpatía por el comunismo chino y el catolicismo. Fue un gran provocador que además escribió un gran texto sobre los horrores de la guerra: Kaputt, en 1944, y otro, espléndido, sobre la miseria y grandeza de la posguerra: La piel (1949), visión sarcástica y brillante de la vida cotidiana de la recién asolada y liberada Nápoles, novela que podrá adquirir mañana por 2,95 euros quien compre EL PAÍS.
http://www.elpais.com/articulo/cultura/piel/Curzio/Malaparte/elpepicul/20031010elpepicul_15/Tes

Editan por primera vez en español ‘El compañero de viaje‘, de Malaparte

La obra se desarrolla en 1943 y retrata una Italia rota durante la Segunda Guerra Mundial
Efe / Málaga | Actualizado 28.06.2010 – 05:00

La novela El compañero de viaje, un recorrido por una Italia en descomposición durante la Segunda Guerra Mundial escrita por el periodista y escritor italiano Curzio Malaparte, ha sido editada por primera vez en español por Alfaguara. La historia se desarrolla en 1943, cuando un destacamento de soldados italianos situado en Calabria espera el desembarco de las tropas aliadas, que ya han ocupado la isla de Sicilia, convencidos de que, perdida la guerra, sólo combaten por preservar su dignidad. Entre esos soldados está Calusia, que viajará hasta Nápoles para devolver a su familia los restos mortales de un teniente muerto en combate.

(el diario de córdoba).

Nota de JRANIA: A estas alturas del siglo XXI… incluso los escritos hostiles y descarnados contra el III Reich se convierten en prueba de que… después de todo, por muchos errores o crímenes que cometieran los que perdieron… eran los “crímenes” y “errores” de los mejores… pues los “otros”, que también cometieron “crímenes” y “errores” tuvieron la suerte –relativa– de ganar militarmente…  Pero moralmente…perdieron… La Historia pondrá un dia a cada cual en su sitio… Ya lo está haciendo.  Hace 30 años, CEDADE escribía en las paredes de Barcelona: “Hitler tenía razón…”  ( También lo escribía en lengua catalana)… Hoy ¿quiénes se atreven a pensar lo mismo? Por sorprendente que parezca, algunas personas que subjetivamente se autoproclaman “antihitlerianas”, incluso fanáticamente “filojudías”, llegan a conclusiones políticas semejantes a las del III Reich. Ocurre, como  quien  hablaba en “prosa” sin saberlo,  que hoy hay gente que es de “izquierda” e incluso “atea”, creyéndose de “derechas” y por otra parte, hay “rojos” que sin saberlo se comportan como “fachas”… y hay “fascistas” y “nacis” que son auténticos liberales y practicantes del juego limpio… Conozco “cristianos” que se comportan como los máximos enemigos de la Iglesia Católica… y conozco “filojudíos” que son realmente “nazis” judaizados…  Si he traido  a colación a Curzio Malaparte es porque, como suele decirse, “Dios escribe derecho con renglones torcidos”…

Ser… o No ser Blanco… ó Negro Amigo… ó Enemigo

10 de febrero de 2010

Al parecer toda existencia se manifiesta de forma bipolar: Arriba- Abajo;   Bien-Mal;    Luz — Obscuridad, etc…

En las poblaciones de “seres humanos” que habitan el planeta Tierra, desde miles, quizás millones de años, agrupaciones de naciones humanas se posicionan enfrentadas entre sí en una relación HOSTIL… De aquí la palabra hostilidades como equivalente a guerras.    Esa contraposición no debe extrapolarse al ambito privado, es decir, a las relaciones de vecindad entre hombres y mujeres que pertenecen a un a misma comunidad racial, cultural ó religiosa.  La confusión de ámbitos puede llegar a tener gravísimas consecuencias, como veremos a continuación, gracias al esclarecimiento de ideas que nos aportan dos artículos que tomamos prestados de un blog cuya calidad se nota desde un simple vistazo.  Lo que sigue a continuación está  copiado de Círculo Identitario Nietzsche:

lunes 1 de febrero de 2010

Distinción entre amigo y enemigo como aquello que determina el concepto de lo político

Se inicia con este pequeño fragmento de la obra de Carl Schmitt, El concepto de lo político, al que seguirán otros dos más, una breve serie para reivindicar el pensamiento del politólogo alemán y para poner de manifiesto la actualidad y utilidad de algunas de sus teorizaciones en el combate en defensa de nuestro pueblo. Este primer fragmento introduce y justifica metodológicamente la distinción entre amigo y enemigo como determinante de lo político, una de las mayores contribuciones teóricas de Schmitt. El segundo servirá para establecer con precisión que es un amigo y qué un enemigo, algo que parece que hemos olvidado. En el tercero (que a diferencia de los dos precedentes sí se comentará) se explicará cómo un grupo étnico y/o religioso antagonista del nuestro puede convertirse en un enemigo político, lo cual nos obligará a hacer referencia al, no por negado menos conocido, proyecto de dominación islámica sobre nuestra nación.
____

«Si se aspira a obtener una determinación del concepto de lo político, la única vía consiste en proceder a constatar y a poner de manifiesto cuáles son las categorías específicamente políticas. Pues lo político tiene sus propios criterios, y éstos operan de una manera muy peculiar en relación con los diversos dominios más o menos independientes del pensar y el hacer humanos, en particular por referencia a lo moral, lo estético y lo económico. Lo político tiene que hallarse en una serie de distinciones propias últimas a las cuales pueda reconducirse todo cuanto sea acción política en un sentido específico.
Supongamos que en el dominio de lo moral la distinción última es la del bien y el mal; que en lo estético lo es la de lo bello y lo feo; en lo económico la de lo beneficioso o lo perjudicial, o tal vez la de lo rentable y lo no rentable. El problema es si existe alguna distinción específica, comparable a esas otras aunque, claro está, no de la misma o parecida naturaleza, independiente de ellas, autónoma y que se imponga por sí misma como criterio simple de lo político; y si existe, ¿cuál es?
Pues bien, la distinción política específica, aquella a la que pueden reconducirse todas las acciones y motivos políticos, es la distinción de amigo y enemigo. Lo que ésta proporciona no es desde luego una definición exhaustiva de lo político, ni una descripción de su contenido, pero sí una determinación de su concepto en el sentido de un criterio. En la medida en que no deriva de otros criterios, esa distinción se corresponde en el dominio de lo político con los criterios relativamente autónomos que proporcionan distinciones como la del bien y el mal en lo moral, la de belleza y fealdad en lo estético, etc. Es desde luego una distinción autónoma, pero no en el sentido de definir por sí misma un nuevo campo de la realidad, sino en el sentido de que ni se funda en una o varias de esas distinciones ni se la puede reconducir a ellas».

El concepto de lo político. Carl Schmitt. Alianza, Madrid, 2009, pág. 56.

Publicado por León Riente en 2/01/2010 10:55:00 PM 3 comentarios
Etiquetas:

unes 8 de febrero de 2010

Significado de los conceptos de amigo y enemigo en Carl Schmitt

«Los conceptos de amigo y enemigo deben tomarse aquí en su sentido concreto y existencial, no como metáforas o símbolos; tampoco se los debe confundir o debilitar en nombre de ideas económicas, morales o de cualquier otro tipo; pero sobre todo no se los debe reducir a una instancia psicológica privada e individualista, tomándolos como expresión de sentimientos y tendencias privados. No se trata ni de una oposición normativa de una distinción “puramente espiritual”. En el marco de un dilema específico entre espíritu y economía (y del cual nos ocuparemos en el ap. 8), el liberalismo intenta disolver el concepto de enemigo, por el lado de lo económico, en el de un competidor, y por el lado del espíritu, en el de un oponente en la discusión. Bien es verdad que en el dominio económico no existen enemigos sino únicamente competidores, y que en un mundo moralizado y reducido por completo a categorías éticas quizá ya no habría otra cosa que oponentes verbales. En cualquier caso aquí no nos interesa saber si es rechazable o no el que los pueblos sigan agrupándose de hecho según que se consideren amigos o enemigos, ni si se trata de un resto atávico de épocas de barbarie; tampoco vamos a ocuparnos de las esperanzas de que algún día esa distinción desaparezca de la faz de la tierra, ni de la posible bondad o conveniencia de hacer, con fines educativos, como si ya no hubiese enemigos. No estamos tratando de ficciones ni de normatividades, sino de la realidad óntica y de la posibilidad real de esa distinción. Se podrán compartir o no esas esperanzas y esos objetivos pedagógicos; pero lo que no se puede negar razonablemente es que los pueblos se agrupan como amigos y enemigos, y que esta oposición sigue estando en vigor, y está dada como posibilidad real, para todo pueblo que exista políticamente.
Enemigo no es pues cualquier competidor o adversario. Tampoco es el adversario privado al que se detesta por cuestión de sentimientos o antipatía. Enemigo es sólo un conjunto de hombres que siquiera eventualmente, esto es, de acuerdo con una posibilidad real, se opone combativamente a otro conjunto análogo. Sólo es enemigo el enemigo público, pues todo cuanto hace referencia a un conjunto tal de personas, o en términos más precisos a un pueblo entero, adquiere eo ipso carácter público. Enemigo es en suma hostis, no inimicus en sentido amplio; es πολεμιοϛ, no εχφροϛ. A semejanza de lo que ocurre también en muchas otras lenguas, la alemana no distingue entre “enemigos” privados y políticos, y ello da pie a multitud de malentendidos y falseamientos. La famosa frase evangélica “amad a vuestros enemigos” (Mt. 5, 44; Lc. 6, 27) es en original “diligite inimicos vestros”, αγαπατε τουϛ εχφρουϛ υμων, y no “diligite hostes vestros”; aquí no se habla de enemigo político. En la pugna milenaria entre el Cristianismo y el Islam jamás se le ocurrió a cristiano alguno entregar Europa al Islam en vez de defenderla de él por amor a los sarracenos o a los turcos. A un enemigo en sentido político no hace falta odiarlo personalmente; sólo en la esfera de lo privado tiene algún sentido amar a su “enemigo”, esto es, a su adversario. La cita bíblica en cuestión tiene menos que ver con la distinción política entre amigo y enemigo que con un eventual intento de cancelar la oposición entre bueno y malo o entre hermoso y feo. Y desde luego no quiere decir en modo alguno que se deba amar a los enemigos del propio pueblo y apoyarles frente a éste».

El concepto de lo político. Carl Schmitt. Alianza, Madrid, 2009, págs. 58-59.

Publicado por León Riente en 2/08/2010 09:43:00 PM 4 comentarios
Etiquetas:

A %d blogueros les gusta esto: